Documento sin título

Origen

La Carta de la Paz se empezó a redactar por dos barceloneses, el Doctor Alfredo Rubio de Castarlenas y el Profesor José Luis Socías Bruguera, cuando pronunciaban unas conferencias para universitarios en X'ian (China) en marzo de 1989.

Conscientes de que el siglo XX había albergado muchas guerras cuyo recuerdo y dolor permanecía sin haber sido sanadas sus causas, esbozaron unos criterios que pudieran ayudar a una mejor convivencia y paz en los individuos y en la sociedad.

  • Nueva York, 4 de enero de 1995

  • Nueva York, 25 de enero de 1996

  • Nueva York, 29 de octubre de 1998

  • Barcelona, 16 de septiembre de 2004

Entregas a la ONU

Con ocasión del cincuenta aniversario de la ONU, se entregó la Carta de la Paz al Secretario General, junto a las firmas y testimonios recogidos hasta entonces; regularmente se siguen entregando los nuevos testimonios y firmas que se siguen recibiendo.

 

Tenemos la esperanza de que ciertos aspectos de la Carta de la Paz sean algún día también un instrumento de Naciones Unidas, quien favorezca su difusión e incorporación en el espíritu de las legislaciones de los pueblos de las naciones.

 

Agradecemos a la Naciones Unidas que reciban la Carta de la Paz, y que hagan de fedatarios públicos en la recepción de este Documento, registrándolo según sus formas y protocolo, para dar razón a cualquiera que pida por él.

La Carta de la Paz en el mundo

El objetivo de esta carta es que la lea el mayor número de personas posible. Cada uno sintonizará con uno o varios de los puntos que se exponen en ella. Deseando que los que sintonicen con ella promuevan por su cuenta acciones concretas para la paz a la luz de las evidencias que en ella se señalan.


Testimonios

En el trabajo de difusión de la Carta de la Paz realizado por todo el mundo, se recogen testimonios y comentarios de personalidades y representantes de instituciones: intelelectuales, políticos, artistas, ... .

Presentamos una selección de algunos de estos testimonios.

*«La paz es un problema demasiado serio como para confiarlo sólo a los Estados.»
Boutros Ghali , en la 2ª entrega de la Carta de la Paz dirigida a la ONU, en Nueva York, el 25 de Enero de 1996.

Carta de la Paz