¡Abrazáos, oh, millones!

Berlín se erige en capital del mundo para conmemorar la caída del muro.

-Merkel invita a toda Europa para compartir el recuerdo del “día más feliz de la historia de Alemania” .
-Las celebraciones por el vigésimo aniversario del fin del telón de acero reúnen los máximos líderes internacionales.
– [Título y subtítulos de un artículo de Paola Álvarez publicado en El Periódico de Catalunya, 8-11-2009].
[Extraído de Elperiodico.cat; 8-11-2009]

La casualidad quiere que justo en el momento de redactar este Focus suene en mi radio la Oda a la Alegría de Friedrich Schiller en la magnífica versión simfònico-coral de Ludwig van Beethoven. “La lengua alemana sirvió para ensalzar la filosofía, la ciencia, la poesía y la música”, escribía hace algunos días el escritor Joan Barril en su columna “Los días vencidos” en el Periódico de Catalunya y se preguntaba “cómo es posible que una civilización como la alemana, forjada desde hace siglos en la ilustración, haya seguido un camino tan turbulento.”

El mencionado artículo de opinión se publicó el pasado día 10 de noviembre de 2009, un día después del vigésimo aniversario de la caída del muro de Berlín. Esta efeméride ha tenido una enorme influencia mediática en todo el mundo. El Goethe-Instituto de Barcelona organizó una jornada de puertas abiertas festiva con exposiciones dedicadas a los acontecimientos ocurridos hace veinte años: películas documentales, mesas redondas, música, albóndigas berlinesas y cerveza sajona y checa (sic!). La gente hacía largas colas en la calle para poder participar. Era como una especie de homenaje involuntario a los ciudadanos de Berlín que aquella noche del 9-N concurrieron delante del muro después de que el portavoz del polítburo del Partido Socialista Unitario de Alemania, Günter Schabowski, dijera en aquella confusa rueda de prensa que “viajes privados hacia el extranjero se pueden solicitar sin la acreditación del cumplimiento de las condiciones pertinentes… Si estoy bien informado, según me consta, inmediatamente.”

Se ha escrito mucho y se ha reflexionado bastante sobre el 9 de noviembre de 1989. La Revolución de Terciopelo de los pueblos checo y eslovaco no se hizo esperar demasiado: estalló pocos días después. Hacía tiempos que en la URSS soplaban “winds of change”: glasnost y perestroika, de la mano de Mikhaïl Gorbatxov. Los líderes húngaros del momento, Gyula Horn y Miklós Németh, al hacer una interpretación valiente de aquel mensaje abrieron las fronteras entre Hungría y Austria, acontecimiento aprovechado más tarde por miles de alemanes para acercarse y huir, meses antes de que hubiera entrada libre en el Berlín Oeste. Recientemente Lech Wałęsa ha reivindicado públicamente que el papel de Polonia, más concretamente, el del papa Karol Wojtyła y el del sindicato Solidarność, había sido todavía más decisivo que el de los otros países. En el Berlín de 2009 se ha recibido un merecido homenaje a los líderes destacados del momento. La máxima alabanza, aun así, es sin duda para los pueblos: por su lucha pacífica, por su perseverancia y su coraje, su fe en poder lograr un gran salto cualitativo en libertad. Es superfluo e incluso poco conciliador repartir porcentajes de mérito entre unos y otros. Sin embargo, el derribo del muro que separó familias, una ciudad, un país, Europa y el mundo fue, probablemente, el acontecimiento más metafórico y, por lo tanto, mediático de todos. La caída de las piezas de dominó gigante, de 20 kg (20 años) cada una, a lo largo del recorrido más céntrico de la “muralla de protección antifascista” simbolizaba acertadamente tanto la caída del propio muro como la reacción en cadena que se produjo en los países del centro y este de Europa de aquel 1989.

Este Focus no es, pues, el lugar dónde añadir demasiado análisis en profundidad del tema, posiblemente ya divulgado en otros foros. Quiero, sin embargo, citar algunos testimonios y relacionar varios puntos de un documento que es un canto a la paz, la libertad, la amistad y la fiesta, como es la Carta de la Paz dirigida a la ONU.

No temo que Alemania no se unifique,
Que sobre todo esté unida en amor mutuo…

Johann Wolfgang von Goethe, 1828.

[Punto VI de la Carta de la Paz (CP): “Es más sólido fundamentar las nuevas estructuras sobre unidades geográficas humanas. Evitando, aun así, el riesgo que se cierren en sí mismas, puesto que esto aboca, casi siempre, en desavenencias de toda clase e incluso en guerras.” Desgraciadamente, esto es el que pasó …]

La vida proporciona nuevos retos y se trata de captar a tiempo las necesidades y los anhelos de la población. Quien llega tarde a adaptarse a los nuevos tiempos será castigado por la misma vida.
Mikhaïl Gorbatxov, Berlín, 7-10-1989, con motivo del cuarenta aniversario de la fundación de la República Democrática Alemana.

[Postdata CP: “Es tarea de los gobernantes concentrar sus miradas al bien de los contemporáneos, dado que ya existen y tienen derecho a vivir su vida con dignidad humana.”

En el otro lado se me exigía una visión del mundo sin ver el mundo.
Manfred Krug (actor y escritor alemán), 1989.

[Punto X CP: “Cada ser humano tiene derecho a vivir su vida en este mundo de forma coherente con aquello que piensa sinceramente.”]

Aquello que estamos viviendo estos días es algo fundamental: No son unas competencias directrices usurpadas por los centros del poder las que determinan el destino de los hombres sino las mismas personas, el pueblo es quien muestra el camino a la política. Cuando la política es cosa de la gente, entonces trata de la libertad que desean los humanos. Pero a la vez trata también de la responsabilidad, sin la cual la libertad desemboca en el caos y se pierde. Y responsabilidad quiere decir solidaridad mutua, en la cual se cumple la libertad – amor, como decimos los cristianos…
Richard von Weizsäcker (presidente de la República Federal Alemania), Berlín, 12-11-1989.

[Punto VII CP: “El ser humano es libre, inteligent y capaz de querer. El amor no se puede obligar ni imponer… Siempre que coartamos la libertado de alguien…, estaremos impidiendo que pueda estimarnos… Defender, favorecer, desarrollar la libertad genuina de los individuos -que entraña en sí misma una dimensión social corresponsable- …es propiciar el aprecio cordial entre las personas…”]

Para muchos polacos una reunificación de Alemania representaría un problema si con esto se pusiera en cuestión la seguridad de las fronteras polacas.
Krzysztof Skubiszewski (ministro de Exteriores polaco), 1989.

[Punto Y CP: “Los contemporáneos no tenemos ninguna culpa de los males que han pasado en la Historia, por la sencilla razón de que no existíamos.”].

Quiero a Alemania tanto que estoy contento de que haya dos.
François Mauriac (1885 ? 1970), escritor francés.

[Punto II CP: “¿Por qué, pues, debemos tener y alimentar resentimientos los unos contra los otras si no tenemos ninguna responsabilidad de lo que pasó en la Historia?”]

Los líderes de Europa y de los Estados Unidos estuvieron a la altura del reto, superando dudas y temores que, por otra parte, era natural que existieran. Trabajando juntos, fuimos capaces de evitar volver a trazar fronteras y supimos mantener una confianza mutua. La guerra fría al fin pasó a la historia.

 

Mikhaïl Gorbatxov, 8-11-2009, en un artículo publicado en cualquier parte del mundo.

[Punto III CP: “Eliminados estos resentimientos absurdos, ¿por qué no ser amigos y poder trabajar así juntos para construir globalmente un mundo más solidario y más gratificante para nuestros hijos y para nosotros mismos?”]

Empezábamos con Schiller y Beethoven. Acabamos con Bach y Rostropovitx. Johann Sebastian Bach desarrolló su creativa vida en la  parte de Alemania que 200 años tras su muerte necesitaba construir un muro para justificar su existencia. Mstislav Rostropòvitx, el gran violonchelista ruso, se colocó solo con su violonchelo ante del muro el día 11 de noviembre de 1989 y, “en memoria de los que murieron en este muro”, tocó Bach, probablemente una partita, quizás la misma que ahora escucho en la radio y con la cual cierra el programa que abría con la Oda a la Alegría. El nombre del programa: Entrada Libre.
Ulrich Franken (Farmacéutico)
España – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>