¡La paz!

Somos muchos los que deseamos la Paz. Esa paz personal que te invita a una convivencia más armónica con la familia y que te empuja a la construcción de una sociedad más solidaria y justa. Esa paz que no sea sólo la ausencia de guerra, sino una paz que construye la vida personal y comunitaria más feliz y en plenitud. A menudo, en nuestro día a día, a pesar de querer construir la Paz, nos encontramos con obstáculos que nos dificultan la armonía y que debemos sortear, debemos meditar, trabajar a conciencia en nuestro interior para dar respuestas que sean verdaderamente creadoras de paz. No es fácil la tarea de vivir esa tensión constructora de paz, pero al mismo tiempo produce una alegría tremenda que impulsa a trabajar con mayor entusiasmo ese pequeño grano de arena que es el aporte personal de cada uno. La «Carta de la Paz» nos muestra, a mi modo de ver, unas líneas o criterios de acción sobre los que podemos seguir construyendo un estilo de vida portador de paz. Cuantas más personas profundicemos este documento, más se irá extendiendo esta Cultura de la Paz, como un bálsamo que lubricará las tensiones e incomprensiones entre tantos hombres y mujeres de distintos lugares del mundo que, aún sin ser conscientes del todo, piden a gritos la Paz. Maria Bori Soucheiron (Maestra) España – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>