Bicentenario Argentina: ¿Se puede transformar la historia?

Inés Palomeque.
Directora de Mil milenios de Paz.

Pensado en cuál sería la mejor manera de integrar a jóvenes de Iberoamérica y en especial de aquellos  países  que entre 2009 –  2010  conmemoran su bicentenario –Argentina –  Bolivia – Chile – Ecuador – México – Paraguay y  Venezuela, se pensó en organizar la X Asamblea Parlamentaria de Líderes Jóvenes Mensajeros de Paz del 15 al 17 de Septiembre de 2010 en el Honorable Senado de la Nación Argentina.

Precisamente allí,  donde se elaboran y dictan las leyes , en el Recinto de Senadores, los jóvenes aportando su punto de vista,  desde una visión multidimensional dinámica,  interactiva, positiva,  creativa,  comprometida, respetuosa  y conciente de sus Derechos y Responsabilidades , se conectarán  con la historia de sus respectivos países, sus  próceres y los valores que identificaron su accionar en la vida de sus pueblos, para proponer e intercambiar ideas y acciones innovadoras generadoras de paz y bienestar para todos y  que ayuden a  construir una sociedad fraternal, humana y justa.

La participación de jóvenes es fundamental para lograr una transformación. “Nosotros como jóvenes decidimos empezar a cambiar respetando los valores humanos, el medio que nos rodea y revalorizando lo cotidiano”. IX Asamblea “Los jóvenes , la política y la Paz” 18 de septiembre de 2009. Congreso Nacional. Buenos Aires (Argentina).

2010 es un año clave para aquellos que creen importante reinventar el porvenir. Casi simultáneamente hace 200 años, en  varios países latinoamericanos  se produjeron  movimientos emancipadores , con la intención  de liberar a los pueblos del colonialismo.  Por su parte Argentina celebra el 25 de Mayo, el aniversario de la Revolución de Mayo y creación del Primer Gobierno Patrio. Seis años más tarde, el 9 de Julio de 1816, luego de un largo proceso y dentro de un contexto mundial favorable para su emancipación,  tuvo lugar la  Declaración de la Independencia. Aquello que primero sintieron, y que luego expresaron frente al Cabildo Abierto un grupo de vecinos, nos ayudó a transformarnos en una Nación libre y Soberana, a crecer y desarrollarnos como pueblo independiente.

200 años nos es poca cosa, constituye sin lugar a dudas, una gran oportunidad única e irrepetible para que nos conectemos con nuestro  pasado, reflexionemos sobre nuestro presente y logremos una real integración pacífica, a través de la transformación personal y social.

Para Transformar la historia, necesitamos soñar un mañana mejor. Reconciliándonos y reconciliando, perdonando y perdonándonos.  Conocer nuestras raíces (pasado) nos ayuda a saber quienes somos, reflexionar  acerca de nuestro estilo de vida (presente)  nos ayuda fundamentalmente a transformar nuestro futuro. Necesitamos re-encontrarnos, con nosotros y con los otros.

La gesta de mayo es emblema de libertad. Libertad que supimos conseguir. Libertad que deseamos salvaguardar  para nosotros y para las generaciones futuras  y cuyo punto de partida es la paz, que nos permite alcanzar Libertad interior. Paz y Libertad  necesarias para transformar nuestro futuro y crecer cualitativamente.

Construir un proyecto de país a través del diálogo, encontrando puntos de unión, estableciendo  acuerdos justos, descubriendo  estrategias que nos permitan concretar nuestros Sueños, como personas y como Nación, es una tarea que requiere de coraje y valentía. Y donde  la Paz puede ser  el puente que nos une.

La paz es un estado del ser donde todos somos iguales.  Paz implica armonía individual integral reflejada en una conducta social amable, colaboradora y creativa.  Paz es energía positiva. Cuando estamos en paz podemos realizar un proyecto en común, más allá de los deseos individuales y  que beneficie al bien común.

Cada uno de nosotros es un centro de paz. Si despertamos nuestra conciencia descubriremos y recuperaremos el verdadero poder. El poder que cada uno de nosotros tiene y sabríamos como utilizarlo para construir, para ayudar, para hacer el bien. Para transformarnos y transformar, el odio en amor y  la venganza en perdón. Mientras continuemos alentando rencores, quedaremos atrapados en el pasado deprimidos y desvalorizados, colmados de  pensamientos y sentimientos negativos.

Tal vez la clave sea construir puentes de amistad, fortalecer la colaboración, aplicar el conocimiento para el desarrollo de los pueblos, de todos los pueblos. Y de todos los hombres . Porque todos somos uno. Y por lo tanto lo bueno y lo malo que hacemos, tarde o temprano  nos afecta de alguna manera. Necesitamos incluir a todos en nuestra conciencia, perder el miedo al encuentro con los otros, establecer alianzas, confiar en la capacidad del hombre de Dar y amar, y tener coraje, para alcanzar la paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>