¿Una conquista sin culpables históricos?

Mi padre una vez visitó el Museo del Hombre Dominicano en Santo Domingo. Este museo recuerda la historia de Quisqueya (La Hispaniola), ahora conocida como República Dominicana. Es un museo de arqueología y explica de dónde vinieron los primeros pobladores de la isla, de qué raza eran; cómo vivían los Tainos (pobladores de Quisqueya) a la llegada de los españoles; la conquista; y los avatares históricos de ese momento que llevaron al exterminio total de esa raza. También trata los asentamientos españoles, la cultura que trajeron de España, la necesidad comercial de traer mano de obra barata, la llegada de los esclavos y su presencia en América. A mi padre, le enseñaron la historia de la Conquista de América de una forma un tanto distinta a la que se cuenta en el Museo del Hombre Dominicano. Le explicaron que él, como español, debía estar orgulloso por la Conquista española. Le decían: “llevamos la cultura, llevamos la lengua, la religión y las “buenas costumbres” a una gente “casi salvaje””. De esa historia, se desprendía la idea de: “Gracias a Dios descubrimos América, si no ¡qué hubiera sido de ellos!”. A la salida del museo, después de conocer la historia contada desde la otra cara de la moneda, mi padre salió cabizbajo, se sentía mal y estafado consigo mismo por los horrores que se habían cometido sin saberlo; pensando: “A mí nunca me han contado esto, sino todo lo contrario”. Después de su reflexión y habiendo leído los paneles explicativos del museo, comentó que ya no se sentía “orgulloso” por la Conquista. De pequeño, le habían enseñado una historia en donde los españoles eran “salvadores”; ahora, conocía otra en la que los españoles eran “culpables”. ¿Y a quién creer, quién tendrá la verdad? Cuántas energías perdidas pensado esto y buscando culpables de esos hechos que ocurrieron cuando nosotros no existíamos… Y la verdad es que hay tanto por hacer y mejorar nuestro mundo… Para empezar, podemos contar la historia desde la objetividad y sin resentimientos, podemos aprender del pasado y trabajar por un  presente mejor… Pero para eso no es necesario ni sentirse culpable ni ganador hacia nadie, ni nada, y menos aún de unos hechos que sucedieron en una época distinta a la nuestra. Anna Maria Ollé Borque (Periodista) R. Dominicana – Santo Domingo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>