183 cena hora europea

El pasado 25 de octubre el Ámbito Maria Corral de investigación y difusión organizó la edición 183 de la Cena Hora Europea. El acto, que se celebró en la Fontana del l’Eixample, tuvo en esta ocasión una afinidad especial con el contenido de la Carta de la Paz, ya que trató sobre la necesidad de desarmar la historia. La cena empezó con una breve intervención de Jordi Cussó i Porredón, director de la Universitas Albertiana, que actuó como moderador entre los diversos ponentes invitados y coordinó las aportaciones y dudas que el público asistente planteó en el tramo final del encuentro. En su turno, Cussó remarcó el paralelismo de planteamientos entre el Ámbito Maria Corral y la Carta de la Paz por lo que se refiere a la importancia de no convertir la historia en un motivo de discordias, odios y conflictos, así como el hecho de que uno de los argumentos que convencieron a la UNESCO para apadrinar a la Carta de la Paz en su día fue, precisamente, esta misma visión. Seguidamente, el primero que tomó la palabra fue Jaume Aymar i Ragolta, doctor en Historia del Arte por la Universidad de Barcelona, que basó su discurso alrededor de la enseñanza de la historia y el papel esencial que en este ámbito juegan los historiadores. Aymar destacó que las sucesivas generaciones que estudian el pasado a menudo repiten los errores ya que este no se estudia desde una vertiente desarmada y por lo tanto se parte de prejuicios que de entrada impiden la construcción de la paz. Más tarde continuó Mercè Beltran i Rafel, periodista y articulista de La Vanguardia. Su intervención tuvo un marcado carácter crítico con el papel de los medios de comunicación actuales desde el punto de vista de la responsabilidad social que estos han ido perdiendo en los últimos tiempos. Beltran remarcó la función informativa que predomina en la prensa de hoy en detrimento de la vertiente formativa que dominaba en este ámbito unos años atrás. Según la poniente, la interacción entre el periodismo y la historia consiste en que el primero tiene que explicar los hechos, mientras que la segunda los debe interpretar. Joan Carles Mèlich y Sangrà, profesor titular de filosofía de la educación de la Universidad Autónoma de Barcelona, tomó el relevo abriendo el tema de la vinculación entre la historia y la memoria histórica. Durante su aportación, Mèlich subrayó que la memoria es una facultad fundamental para la vida humana que tradicionalmente ha tenido una importancia de primer rango. Según el poniente, seria necesario recuperar este papel trascendental que la memoria ha perdido en los últimos tiempos, contemplándola desde el punto de vista antropológico, ético y pedagógico. El último en entrar en escena fue Francesc Torralba i Rosselló, catedrático de filosofía de la Universidad Ramon Llull, que siguió tratando el mismo tema que ya había iniciado el participante predecesor. En este sentido, Torralba puso énfasis en el protagonismo esencial que la memoria encabeza, junto con la racionalidad, en el proceso de construcción de una ética, así como la necesidad de gestionar la primera para que no termine contaminando el presente y obstaculice la convivencia entre personas y generaciones. A continuación tuvo lugar una ronda de ruegos y preguntas que contó con numerosas aportaciones y ejemplos personales del público congregado. La pluralidad de perspectivas que surgieron durante esta fase sirvió para hacer una repasada general a los principales aspectos tratados, extraer una serie de conclusiones básicas y poner punto final al acto.   Carta de la Pau España – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>