Acuerdo de paz en Guinea Conakry

ROMA. La Comunidad de Sant Egidio ha logrado la firma de un acuerdo de paz en Guinea Conakry para garantizar la transición democrática en el país, frente a las elecciones presidenciales de junio de 2010. Guinea Conakry, con las elecciones, tiene la posibilidad de cerrar una larga etapa de inestabilidad política y de abrirse a un futuro democrático y pacífico. Un objetivo que requiere el compromiso de todas las fuerzas políticas institucionales y de la sociedad civil. El acuerdo alcanzado lleva el nombre de “Llamamiento para el futuro de Guinea”, y entre sus artículos se destaca el compromiso de que los partidos políticos y las organizaciones lleven a cabo una campaña electoral en una atmósfera pacífica, según las normas de un diálogo correcto, y además el acuerdo de evitar toda forma de violencia de cualquier tipo que pueda entorpecer la libre expresión de las ideas políticas o inducir un espíritu de división en la sociedad”. “En particular, rechazamos firmemente cualquier tipo de propaganda que incite a la violencia, al odio, al etnicismo o al choque entre religiones”, -expresa uno de los artículos firmados en Roma el pasado 27 de mayo. Además se acordó la creación de un Consejo de Reconciliación Nacional que “elaborará estrategias para un diálogo continuo, para preservar un marco de pacificación y de convivencia entre las fuerzas políticas, las fuerzas de defensa y de seguridad y la sociedad civil, la identificación, reparación de las víctimas, la indemnización y la reparación de los juicios arbitrarios que se realizaron tras los actos que se han sucedido en el tiempo, desde 1958 hasta hoy”. Guinea ha sufrido el impacto de los conflictos armados en Sierra Leona (hasta el año 2001), en Costa de Marfil (donde en enero de 2003 se firmó un acuerdo de paz que se está intentando llevar a cabo) y muy especialmente en Liberia (que ha iniciado el despliegue de 15.000 cascos azules que intentarán poner fin a la situación de violencia que sufre el país desde 1989). Además, el golpe de Estado acaecido en Guinea-Bissau en octubre de 2003 también representa una amenaza por lo que en términos de inestabilidad se refiere. Esta situación de violencia generalizada en la región ha convertido a Guinea en el principal país receptor de refugiados que huyen de todos estos contextos de guerra o tensión. Actualmente, todavía permanecen unas 180.000 personas refugiadas. Además, la crisis en Costa de Marfil también ha generado el regreso de cientos de miles de inmigrantes guineanos que estaban trabajando en el país, no sólo como consecuencia de la situación de inestabilidad que padece dicho país sino también por las agresiones xenófobas ejercidas contra esta población. Las tensiones intercomunales entre la población refugiada y la población local también amenazan la estabilidad de algunas regiones de Guinea, especialmente en el este del país.       “La amistad con los pobres ha conducido a nuestra comunidad a trabajar por la paz. En efecto, desde hace muchos años la Comunidad ha  acompañando a personas pobres en este continente, pero la ayuda es más eficaz si se vence el demonio de la guerra. Hemos comprendido que: “La guerra es la madre de todas pobrezas”. En este empeño, la Comunidad conoce bien la historia de Guinea Conakry, país de África Occidental.” DiarioCoLatino.com Carta de la Paz España – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>