Anhelo de paz

Nunca más oportuna la invocación a la humanidad por la paz en este tiempo finisecular que arrastra consigo vientos de tragedias: guerras que enluta a los pueblos, incomprensiones que desatan odios irracionales, intolerancia, hambrunas, muertes de seres inocentes, torturas y miseria. En los umbrales del s XXI surge la necesidad de hacer un alto en el camino y reflexionar en torno a la responsabilidad que nos toca a los hombres y las mujeres de hoy en la construcción de un mundo mejor, más humano y justo. La paz es una aspiración universal, pero ello no podrá ser una realidad en tanto los Estados y las sociedades toleren las injusticias, las discriminaciones, el maltrato a las mujeres y la marginación de los más débiles. La paz no podrá ser una realidad en tanto no se respete la libertad […] y los derechos del ser humano de vivir y amar según lo que piensa y siente. Porque la paz se construye en el esfuerzo de reavivar, por encima de las diferencias, el sentimiento de solidaridad y fraternidad que debe existir entre todas las personas que habitan la tierra, ya que todas ellas enfrentan la hermosa y a la vez difícil misión de vivir cada día. Por ello, apoyo los principios y todos los fundamentos de la Carta de la Paz, ya que están encaminados a construir ese anhelo universal al que tenemos derecho los hombres y mujeres de hoy y la mejor herencia que podemos dejar a las futuras generaciones. Lydia Gueiler Tejada (Presidenta interina de Bolivia) Colombia – Bogotá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>