Antes enemigos; ahora amigos.

“Esto es demasiado para ponerlo en palabras”, expresó Wilkinson. “Conocerlo en persona es el cierre de un ciclo. Ahora sé que está vivo y que somos amigos”, asegura a la BBC, que documentó el encuentro. (www.lanacion.com.ar)

Pocas veces uno encuentra testimonios de esta naturaleza. Que un soldado de un bando se reencuentre con otro enemigo a quien suponía había matado, y ahora establezcan una relación de amistad -debo reconocerlo- no es algo muy habitual.

La guerra de las Malvinas, que en el año 1982 enfrentó a argentinos e ingleses está aún hoy muy presente -al menos- en la memoria colectiva de los argentinos. Allí murieron más de 600 soldados argentinos y casi 300 ingleses. La cantidad de heridos fue muy superior, pero también hubo quienes no pudieron superar nunca las secuelas de esta guerra.

Sin embargo cuando leí este artículo bajo el título “un soldado inglés se reencontró con el argentino que creía haber matado…” reconozco que me llamó mucho la atención. ¿Cómo podía ser que luego de 30 años pudieran reencontrarse? Pero sorprende además que después de tanto tiempo y por absoluta casualidad haya reconocido a quien suponía había muerto producto del impacto de las bombas que él mismo había disparado.

El artículo que publicó el diario La Nación (Buenos Aires) indica que Neil Wilkinson siempre estuvo obsesionado por el recuerdo del piloto que derribó cuando era una joven soldado durante la guerra de las Malvinas. Siempre creyó que su enemigo había muerto entre los escombros. Pero ahora –prosigue la noticia- el veterano ha completado un extraordinario viaje para reunirse con el aviador argentino que pensaba que había muerto durante el conflicto de 1982. Wilklinson, de Leeds, se encontró cara a cara con su ex enemigo Mariano Velasco en su casa en la Argentina y fue recibido con los brazos abiertos en el interior.

“Esto es demasiado para ponerlo en palabras”, expresó Wilkinson. “Conocerlo en persona es el cierre de un ciclo. Ahora sé que está vivo y que somos amigos”, asegura a la BBC, que documentó el encuentro.

La crónica señala que en mayo de 1982 la guerra estaba en su momento más sangriento y tres Skyhawk de la Fuerza Aérea Argentina, piloteados por el entonces primer teniente Velasco, alias “Cobra”, por el alférez Jorge Barrionuevo, y por el teniente Carlos Osses, que habían despegado de Río Gallegos, descargaron sus bombas sobre el destructor británico HMS Coventry. Lo hundieron y 19 británicos murieron. Poco después, a Wilkinson, en ese entonces con apenas 22 años, le tocaba vaciar su cañón de disparo simple Bofors sobre el enemigo. Iba a bordo del HMS Intrepid y dio en el blanco: el Skyhawk de Velasco.

“Esto no es algo sobre lo que yo me regodeo. Yo veo un avión todos los días en mi cabeza”, cuenta Wilkinson, quien padeció durante años fuertes traumas de posguerra. “Yo pensé que estaba muerto, no hay manera de que alguien salga vivo de ese avión”, declaró.

Pero las vueltas de la vida hicieron que Wilkinson supiera que Velasco estaba vivo. Se enteró por medio de un documental en el que ofrecía su testimonio acerca del enfrentamiento con los ingleses y en el que explicaba como se había eyectado del Skyhawk sobre la isla Gran Malvina. A raíz de ello, el veterano de guerra inglés comenzó a “hurgar” en la Red y a cruzar datos que lo llevaron a la provincia de Córdoba, donde finalmente se reencontró con Velasco.

Este ejemplo de amistad nos puede servir como para reflexionar acerca de nuestras actitudes con quienes a veces podemos observar como enemigos, y como esas actitudes  pueden –con el tiempo pero además con la voluntad, transformarse en amistad, respetando –claro está- las diferencias u opiniones del otro. Darse cuenta de la importancia de existir, más allá de las diferencias que podamos tener cada uno, es motivo de alegría, y de fiesta.

Alfredo Fernández Capel
Periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>