Borrando las tristes huellas del pasado

Un total de 5.799 minas han sido levantadas desde los campos de acceso a Tierra del Fuego, por el sector de Primera Angostura. El capitán Christian Wheeler Damianovic, comandante de la compañía de desminado humanitario, se refirió a la labor que viene desarrollando la V División de Ejército. Al respecto, indicó que “hoy todos los campos minados que se encuentran en la región están debidamente demarcados, asegurados y señalizados, por lo que aprovechamos esta oportunidad para recordar que son sumamente peligrosos. Por eso, el acceso está prohibido, porque sólo así evitaremos lamentables consecuencias”.
[Extraído de www.laprensaaustral.cl; 13-4-2010]

Desde noviembre de 2006, personal de la Vª División de Ejército de Chile está encargada del trabajo de desactivación de las minas antipersonales y antitanque que se encuentran en diversos sectores de Tierra del Fuego a raíz del conflicto de 1978 con Argentina.

Según publicaciones de la zona se informó que en una segunda etapa, aún sin definir, está contemplado trabajar en las zonas minadas en la provincia de Ultima Esperanza. Ello sólo ocurrirá una vez terminada la labor en las actuales zonas, respondiendo así con los plazos y compromisos que adquirió el país (Chile) con el Tratado de Ottawa. La Argentina y Chile son dos de los 156 países firmantes de ese tratado, que prohíbe el empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonales y establece los plazos para la destrucción de los artefactos almacenados y el desminado de las zonas afectadas.

El conflicto limítrofe estuvo a punto de enfrentar a dos países hermanos en una guerra que seguramente hubiera tenido consecuencias indeseadas para ambas naciones. La oportuna y rápida intervención de S.S. Juan Pablo II para ofrecer la mediación del Vaticano permitió encontrar un camino de paz y de esperanza en un momento de altísima tensión.

Las negociaciones tuvieron su punto de llegada con la aprobación del Tratado de Paz y Amistad entre ambos países firmado en noviembre de 1984 en Roma.

“Es tarea de los gobernantes concentrar sus miras al bien de los contemporáneos, pues ya existen y tienen derecho a vivir la vida con dignidad humana”, -señala en su postdata la Carta de la Paz dirigida a la ONU. En esta oportunidad se llegó a un acuerdo que evitó una guerra casi inevitable.

Queda ahora culminar esta tarea del levantamiento de minas colocadas en la frontera entre ambos países por aquellos años. La labor iniciada por el Ejército de Chile abre la esperanza de liberar esos territorios de semejante amenaza, pasados ya más de 30 años.
Alfredo Fernández (Periodista)
España – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>