China, el perdón está cerca

Hu jintao: Recordar la historia no significa la continuación del Odio

El día 3 de septiembre de 2005, el presidente de la República Popular China, Hu Jintao dijo, en la Asamblea de conmemoración del 60º Aniversario de la Victoria de la Guerra contra los japoneses y los fascismos, que no rompería la relación amistosa entre el gobierno chino y el de Japón por esta historia de Guerra.

Según Hu, el gobierno chino cuida mucho la buena relación con Japón. China ha realizado un gran esfuerzo para evitar el resentimiento en las nuevas generaciones y poder recuperar la amistad de antes de la guerra con Japón. Después del nacimiento del Nuevo Chino, en que el día 1 de octubre del año 1949, Mao Zedong proclamó la fundación de la República Popular China nacional, se continuó este trabajo, y finalmente se recuperó la amistad entre los dos países.

Durante los últimos años, se puede decir que los países están muy unidos tanto en la relación diplomática como en la comercial. Todo esto ha sido fruto de la buena voluntad de ambos países. Dijo el presidente chino: “todavía necesitamos buena voluntad para cuidar esta relación, porque sabemos que algunas personas de Japón no quieren aceptar esta historia como un error. La sienten como un honor y una victoria de sus antepasados y esto no es positivo para el desarrollo de nuestra amistad. Es infiel a la historia.”

Finalmente el presidente Hu dijo: “la historia es maestra del presente. Afirmamos que recordar la historia no tiene el objetivo de la venganza, sino el de mejorar el futuro. No hay que olvidar la historia, para que el recuerdo nos evite caer en un nuevo error. Espero que el gobierno japonés tenga conciencia del pasado y pida perdón en la actualidad como institución que causó daño.”
[Extraído de Web Xinhua (Agencia oficial de noticias de la República Popular China); 9-9-2006]

Una de las emociones negativas más frecuentes y más difícil de superar es el resentimiento. Aquellas personas que nos han hecho daño siguen siendo nuestros deudores aunque haya pasado mucho tiempo. No importa que estén muertos o con vida, ya que el dominio del oscuro recuerdo no respeta fronteras. Tampoco hay diferencia en que el odio y el deseo de venganza se anuden en nuestro corazón desde la niñez o desde el ayer reciente. Nuestro tiempo psíquico es inmóvil. Por eso siempre estos recuerdos acechan, para surgir disfrazados de distintos temores cuando la oportunidad se presenta propicia. Esos temores son el veneno que debemos probar cada vez. El recordar a los que nos han causado sufrimientos, como también hechos y circunstancias dolorosas, abre de nuevo nuestras heridas. Repasamos con amargura esas situaciones y la idea de desquitarnos puede obsesionarnos. Pero debemos considerar el hecho de que siempre es mejor vivir el presente que quedarnos atrapados en un pasado doloroso lleno de resentimientos y culpas.

En China, este tema de resentimiento a los japoneses siempre ha sido muy presente. Hoy, aunque el desarrollo económico y político de China atrae el foco del mundo, sobre todo desde la actuación de los Juegos Olímpicos y las actitudes y los trabajos frente el terremoto de China que sucedió el 12 de mayo de 2008, y China mostró otra cara más humana al mundo. Pero esto no oculta otra cara de China, todavía necesitamos el tiempo para crecer más, tanto moral como humanamente.

La felicidad del pueblo de un país es vivir en un ambiente de paz. Esta paz no sólo viene de fuera, sino también viene del interior. El resentimiento es un gran obstáculo de la paz.  Como señala la Carta de la Paz dirigida a la ONU en el punto II: “¿Por qué, pues, debemos tener y alimentar resentimientos unos contra otros si no tenemos ninguna responsabilidad de lo acontecido en la Historia?”

Es cierto. ¿Por qué tenemos que alimentar resentimientos a los japoneses presentes, si ningunos de ellos ha sido culpable de la guerra? ¿Por qué no podemos ser amigos?

La situación actual está cambiando en China. Cuando un país está abierto a otros países, la mentalidad de sus pueblos cambia. Este tema del resentimiento se está trabajando mucho en nuestro país últimamente. Un ejemplo claro es el presidente chino Hu Jintao, que señaló en la asamblea de conmemoración del 60º aniversario de la victoria de la guerra contra los japoneses y los fascismos que no romperá la relación amistosa entre el gobierno chino y el japonés por una historia de guerra. Decía el presidente Hu que China estaba dispuesta al fomento del diálogo y de la comprensión. También acabó su intervención diciendo que “la historia es maestra del presente. Afirmamos que recordar la historia no tiene el objetivo de la venganza, sino que quiere servir para mejorar el futuro.” En esta línea la Carta de la Paz recuerda que es fructuoso conocer la historia lo máximo posible, ya que es una fuente de conocimiento para poder trabajar en la construcción de un mundo mejor.

Viviendo de forma sana y positiva cada momento de nuestra vida, es posible mirar con optimismo el futuro, y este futuro nos pide ser una persona de perdón. El perdón nos libera de la pesadilla del otro y nos devuelve el don más preciado: la paz interior.

Esperamos que los chinos sigamos la idea de la paz del presidente de Hu Jintao. Juntos con las personas que desean la paz, construimos un mundo mejor. No olvidamos la enseñanza de la Carta de la Paz dirigida a ONU, que nos presenta que los obstáculos principales para la paz son los resentimientos históricos y los principios que pueden ayudar a superarlos (desde la libertad, las evidencias y la amistad) constituyen a la vez los fundamentos sobre los cuales construir más sólidamente la paz.
Teresa Wu (Estudiante de español)
China – Sichuan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>