Comprendiendo La Carta de la Paz

Hace siete años me llegó a las manos un documento extraño: era una carta que hablaba de paz y que se dirigía a las Naciones Unidas. Cuando oí hablar de ella por primera vez no sabía de qué se trataba exactamente y aunque hacía las prácticas de la carrera de traducción en la sede de la Fundación de la Carta de la Paz en Barcelona aquellos diez puntos me sonaban todavía lejanos. A medida que fui leyendo el decálogo fui comprendiendo que la Carta de la Paz no era un documento escrito con un comienzo y un final cerrados, sino una iniciativa llena de vida que crecía como un gran árbol de diez ramas que se extendían para hacer llegar la paz por todas partes. Además, el punto de vista sobre la paz que planteaba aquel documento era totalmente innovador, ya que permitía simplificar al ámbito individual los grandes obstáculos colectivos para alcanzar la paz en el mundo. ¡De esta manera, cada persona podía hacer suyos cada uno de estos puntos, de manera gradual, de acuerdo con sus posibilidades y prioridades, de una manera abierta y dialogante, haciendo que el entorno que le rodea fuera más allá de la ausencia de conflictos y se convirtiera en una verdadera fiesta!   Joan Baron Castellà (Traductor e Intérprete) España – Gerona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>