Conferencia interreligiosa en Madrid

Madrid será esta semana el escenario de la Conferencia Internacional para el Diálogo anunciada por el rey de Arabia Saudí, Abdalá Bin Abdulaziz Al-Saud, en la Conferencia Islámica Internacional para el Diálogo celebrada a finales de mayo pasado en La Meca, la cuna del islam. A la convocatoria se ha unido la Liga Mundial Islámica.

Entre los convocados figuran algunos de los grandes especialistas del diálogo entre religiones y entre civilizaciones, además de destacadas jerarquías de las tres grandes religiones abrahámicas monoteístas (judaísmo, cristianismo e islam) y de otras muchas creencias. En la lista de invitados, casi 200, distribuida por la Embajada de Arabia Saudí en Madrid, figuran cardenales católicos, obispos evangélicos, patriarcas de las iglesias ortodoxas, rabinos judíos, lamas budistas de varios países, incluido China, y, sobre todo, dirigentes del mundo musulmán en sus diferentes manifestaciones. (…)
[Extraído de El País; 14-7-2008]

Si echamos un vistazo al desarrollo de la historia a lo largo de los siglos, nos daremos cuenta que las religiones, las diferentes creencias, la imposición de determinadas ideologías, etc., han sido fuente de conflicto entre diferentes sociedades en repetidas ocasiones.

Por este motivo tienen especial interés iniciativas como la Conferencia Interreligiosa que tuvo lugar en Madrid durante el mes de julio y que tuvo por objetivo el acercamiento de las diferentes confesiones religiosas y el fomento del diálogo entre ellas. Según los Ministros de Asuntos Exteriores de España y de Arabia Saudí, Miguel Ángel Moratinos y Saud Al Faisal, este acontecimiento tiene que suponer “una herramienta útil para la solución de conflictos, bien como instrumentos de prevención, bien como foros creadores de medidas de confianza”.

La Carta de la Paz dirigida a la ONU señala, en el punto V, que descubrir que la existencia nos hermana nos hará ser más solidarios: “Los seres humanos, por el mero hecho de existir -pudiendo no haber existido-, tenemos una relación fundamental: ser hermanos en la existencia. (…) Percibir esta fraternidad primordial en la existencia, nos hará más fácilmente solidarios al abrirnos a la sociedad.” En esta línea, la propuesta de la Carta de la Paz para conseguir una sociedad más en paz es entender al otro como a un igual a nosotros, un hermano en la existencia; entender y aceptar esta evidencia, nos hará más fácilmente solidarios y, consecuentemente, será más fácil sentarse a dialogar para entender y gestionar la diversidad hacia la construcción de una cultura de paz.

Aunque es importante, para la construcción de la paz, el hecho de descubrir que la existencia nos hermana y poder entender y aceptar al otro en todos los ámbitos, cuando se habla de las diferentes confesiones religiosas es especialmente relevante, debido a que a lo largo de la historia se han dado numerosos conflictos con la diversidad religiosa como trasfondo. Para entender y aceptar esta diversidad es fundamental poder dialogar y escuchar al otro; y es aquí donde se enmarca la Conferencia Interreligiosa celebrada en Madrid. En palabras del teólogo suizo Hans Küng –quien hace ya una década promulgó una idea que finalmente ha sido aceptada por todas las confesiones-: “No habrá paz mundial sin paz entre las religiones, no habrá paz entre las religiones sin diálogo entre las religiones”. Ciertamente, al acercar las diferentes religiones mediante el diálogo, será cada vez más fácil entender y aceptar la diversidad en la existencia y gestionarla para construir la paz.

Eulàlia Bori Ribas (Economista)
España – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>