Democracia en Sark

El último sistema feudal de Europa cayó esta semana cuando los habitantes de la isla de Sark, situada en el canal de la Mancha, votaron en la primera elección parlamentaria en casi 450 años.

La isla, que está situada a 9,6 km. al este de la costa de Normandía y depende parcialmente de la corona británica, eligió a sus 28 representantes bajo un sistema democrático, donde participaron un 87% personas con derecho a voto.

“Es una democracia en todos los términos”, dijo el regidor de la isla, Reg Guille, quien señaló que algunos de los habitantes del territorio habían retrasado sus vacaciones o se habían personado en Sark para la “votación histórica”.

“Se puede ver lo importante que es por el número de personas que están esperando y cambiando de dirección para votar”, dijo. “Fue un gran acontecimiento ver a 57 personas de pie esperando el regreso de las autoridades con el resultado”.

Uno de los primeros asuntos que tratará la cámara de representantes será una posible reforma de las instituciones de Sark para que estén en sintonía con las leyes europeas.
[Extraído de REUTERS; 11-12-2008]

El feudalismo puede ser visto por mucha gente como algo del pasado: gobierno típico de la Edad Media e inexistente en la realidad moderna. No obstante, hasta hace poco y dentro de las mismas fronteras de la Unión Europea, existía un régimen de gobierno feudal. La isla de Sark, situada en el Canal de la Mancha, entre Francia y el Reino Unido, acabó con su sistema de gobierno feudal y pasó a ser una democracia el año pasado.

Probablemente, muchos de nosotros no habíamos oído nunca hablar de la isla de Sark y de su sistema feudal. Como mínimo, la isla de Sark no ha sido nunca conocida por el hecho de violar los derechos humanos de sus ciudadanos. Sin embargo, el hecho de que Sark pase a ser un sistema democrático, es sin duda un paso esencial para la defensa y promoción de los derechos humanos.

Muchas personas han incidido en la importancia de un sistema democrático para la defensa de los derechos humanos. Por ejemplo, Nelson Mandela, en el discurso de su investidura como doctor de derecho en la Universidad de Soochow, poso de relieve la importancia de la plena i no cualificada participación de todas las razas, sexos y clases en todos los aspectos de la sociedad para asegurar el respeto a los derechos humanos y promover la erradicación del racismo y el sexismo. Mandela dijo explícitamente que la democracia i los derechos humanos eren inseparables.

Un sistema de gobierno democrático, pero, no es garantía de respecta a los derechos humanos. ¿Cómo se explicarían sino tantos reportajes sobre torturas de detenidos por Estados Unidos en Guantánamo? La democracia, si bien es un sistema de gobierno que otorga a la gente el poder de elegir sus representantes i si bien es el mejor sistema de gobierno que hemos tenido hasta ahora, está lejos de ser perfecto.

Las democracias deberían trabajar hacia la “democracia en libertad”. Si se garantizan los derechos de las personas y cada uno puede vivir libremente -en coherencia con lo que uno piensa y siente- será más fácil construir un escenario de paz. Tal y como señala la Carta de la Paz dirigida a la ONU “Las democracias, pues, han de dar un salto cualitativo para defender y propiciar, también, que toda persona pueda vivir de acuerdo con su conciencia sin atentar nunca, por supuesto, a la libertad de nadie ni provocar daños a los demás ni a uno mismo”.
Maria Carreras Godall (Politóloga)
España – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>