Rep.Dominicana quitará la nacionalidad a quien tenga descendencia haitiana

dominicanosEl Tribunal Constitucional (TC) de la República Dominicana publicó el 25 de septiembre un fallo que establece que a las personas nacidas en el país de padres extranjeros en tránsito después de 1929 y hasta la fecha actual no les corresponde la nacionalidad dominicana.

Según esta sentencia personas de familias de tres generaciones de dominicanos pueden perder su nacionalidad. Concretamente se calcula que la decisión puede afectar a unos 250.000 nacidos en República Dominicana de ascendencia haitiana y a alrededor de 35.000 hijos de padres de diferentes nacionalidades.

Muchos son los ciudadanos que han salido a la calle para reivindicar su nacionalidad y sus derechos y para negarse a ser considerados a partir de ahora extranjeros. La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, a través de su portavoz, Ravina Shamdasani, desde Ginebra ya ha condenado la decisión del alto tribunal dominicano.

No tenemos ninguna culpa de los males de la Historia

Yermena y José son una de las familias perjudicadas por esta decisión. Ambos son haitianos y emigrantes afincados desde los años 70 en San Pedro de Macorís, al Sureste del país. Ana María, nacida en 1986 en Republica Dominicana y inscrita en el Registro Civil, es la tercera de sus hijos. “Siempre me he sentido dominicana. Reconozco y respeto mis raíces haitianas pero amo mi país igual que amo mis orígenes. Nunca me sentí fuera de la sociedad. Hasta ese día, no me había sentido tan humillada”, asegura la joven.

Y cuenta: “Me dijeron que no podían darme el documento porque en el libro del Registro Civil dice que mis padres son haitianos. Yo quise saber el porqué, ya era mayor de edad, había completado la educación primaria y secundaria. Tenía cédula de identidad y pasaporte, había ejercido mi derecho al voto, hasta había viajado a Brasil. No entendía el problema”.

En esta situación, según Ana Maria cuenta en periodismohumano.com, la respuesta del oficial civil fue: “Nosotros no somos culpables de que tus padres sean haitianos”. De eso no, pero sí de la creación de esta ley que deja desamparados de derechos y en tierra de nadie centenares de personas.

Y ella declara: “Para mí no es motivo de culpa ser hija de haitianos, yo me siento muy orgullosa de mis padres”. En este sentido la Carta de la Paz en su punto I afirma: “Los contemporáneos no tenemos ninguna culpa de los males acaecidos en la Historia, por la sencilla razón de que no existíamos”. De hecho muchos dominicanos hoy no existirían si sus padres no hubieran decidido cruzar la frontera hacía el otro lado de la isla para trabajar y buscar una vida mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>