Ecología y medioambiente

JORDI GIRÓ es Doctor en Filosofía y profesor en la universidad Ramón Llull y en la UOC. A lo largo de su carrera, se ha dedicado a temas de ética aplicada, especializándose en Hans Ionas, y profundizando en la ética ecológica, la responsabilidad del medio ambiente y los derechos de las generaciones futuras.

El pasado 31 de octubre tuvo lugar en la sede de la Fundación Carta de la Paz de Barcelona una nueva edición de las comidas que regularmente realiza la entidad para reflexionar sobre temas actuales relacionados con la paz. En esta ocasión el invitado fue Jordi Giró, y la conversación versó sobre la ecología, la ética ecológica y los derechos de las generaciones futuras.

En un primer momento, el invitado habló de un tema importante de cara al futuro: la ecología y el medio ambiente. Alegó que los verdes son el movimiento que, en principio, en el siglo XXI llevarán a cabo las grandes aportaciones políticas solucionando la actual crisis ecológica. Además, nos contó que han surgido dos tipos de movimientos de cara a la crisis para solucionar-la: la deep ecology (profunda) i la shallow ecology (superficial), diferenciadas por la radicalidad a la hora de plantear los modelos.

Los problemas ecológicos piden un tipo de razonamiento que no sea individualista, no son problemas que afecten a una persona en particular, a una generación en particular, a una nación en particular, sino que afectan a todo el mundo. Es por eso que hemos desarrollado un sujeto ético que considere el colectivo global, y que por otro lado, no tenga en cuenta sólo la inmediatez.

La segunda parte de la tertulia versó sobre las generaciones futuras.

Jordi Giró planteó que a partir de nuestros sistemas políticos es muy difícil tomar decisiones que tengan en cuanta el valor de las generaciones futuras y que para trabajarlo hay tres métodos:

– Introducir los derechos de las generaciones futuras; los derechos económicos y civiles, de solidaridad y políticos.
–   Introducir la justicia intergeneracional.
–   Y, según Hans Iones, plantear cuáles son los deberes de la humanidad, mediante la transmisión de la capacidad se obligación humana.

Fue llegado a este punto que Francesc Torralba, director de la Secretaría de los Institutos de la Paz, nombró la Carta de la Paz, relacionándola con el planteamiento de las generaciones: “la Carta dice que las generaciones presentes deben entusiasmar a los que nacen. Aunque reconozco que esta acción se hace difícil en algunos casos la causa del mundo en que se vive, es importante recordar que son los mismos progenitores los que han de procurar un mundo de paz a estos descendientes para que puedan desarrollar su vida; los hijos no han pedido existir.”

A continuación, Maria Viñas, directora de la Fundación Carta de la paz, habló de otro de los puntos de la Carta que nos habla de la “hermandad existencial”. En este caso lo que se enfatiza es que se ha de tener más responsabilidad con los contemporáneos que con los futuros, ya que somos los que existimos hoy los que debemos garantizar una sociedad en la que convivir. El hecho de lograr esta afirmación nos lleva a garantizar la paz, una paz que nos permitirá pensar en otros aspectos como la ecología.

Estoy de acuerdo, respondió el invitado, ya que por efecto sumatorio de las generaciones pasadas, es posible que pequeñas acciones, que puedan parecer que no sean transcendentes, acaben desequilibrando un largo proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>