El derecho a la felicidad

Una de las características con la que más se asocia a los brasileños es con su sonrisa. A lo largo de los años, muchas encuestas constataron esta particularidad, asegurando que el pueblo de Brasil es uno de los más felices sobre la Tierra. Ahora, el país más poblado de América latina quiere incluir el concepto de la felicidad en su mismísima Constitución. La Comisión de Constitución, Justicia y Ciudadanía del Senado brasileño aprobó a fines de 2010 una enmienda constitucional para que se incluya la “búsqueda de la felicidad” como un derecho establecido. Y por ello se espera que el Senado vote sobre el tema en los próximos meses.

[Extraído de http://www.lanacion.com.ar/1351830; 21-2-2011]

EL DERECHO A LA FELICIDAD
23-02-2011

Muchas veces nos quejamos de que nuestros gobernantes viven en otra realidad, y que producto de esa ficción en la que están inmersos las leyes que producen no están enfocadas a lograr el bienestar de los ciudadanos. Sin embargo –y hay que reafirmarlo- a veces nos llevamos sorpresas. Así lo demuestra la información que refleja la decisión del Senado brasileño de incluir una enmienda a la Constitución para incluir en ella el “derecho a la felicidad”. De este modo, Brasil pasaría a ser uno de los pocos países del mundo en los que la constitución democrática, sancione el derecho de los ciudadanos a ser felices.

La idea fue del senador y ex ministro de Educación, Cristovam Buarque, quien explicó que no se trata de que los ciudadanos, una vez aprobada la enmienda a la Constitución, puedan exigir del Estado algo específico que les permita ser felices. “El gobierno tiene, eso sí, que garantizar a los ciudadanos el derecho a la búsqueda de la felicidad cumpliendo los demás derechos, ya presentes en ella” ha aclarado Buarque.

Con la nueva enmienda constitucional el artículo quedaría redactado así: “Son derechos sociales, esenciales para la búsqueda de la felicidad, la educación, la salud, la alimentación, el trabajo, la habitación, el descanso, la seguridad social, la protección a la maternidad y a la infancia y la asistencia a los desamparados”.

¡Qué buena noticia! Así el Estado y los gobiernos se comprometen a asegurar el derecho a poder ser felices. “No sólo mejor educación, salud, trabajo, etc. sino mejores ocasiones, en todos los ámbitos, para promover la felicidad individual y colectiva”, -agregó Buarque.

Ojalá que esta decisión del Senado llegue a convertirse en realidad, no sólo por el bien de los presentes, sino también porque si estos son felices, sus hijos al nacer encontrarán un mundo diferente y también podrán ser felices en su existencia. Esta decisión podría ser imitada por muchos otros gobiernos y estados. Nadie puede negar el derecho a la felicidad de los otros, pero en reiteradas ocasiones las medidas que adoptan van en contra de la felicidad de la gente. Por eso sancionar este proyecto en positivo, es decir “los derechos esenciales para la búsqueda de la felicidad” asegura que es objetivo del estado que sus ciudadanos sean felices. Y eso sí que es una buena noticia, y que contribuye de manera inequívoca a la paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>