Fiesta de la paz y conflictos bélicos

Muchos niños y jóvenes pintaron los paraguas blancos con mensajes de paz en una fiesta que -como todos los años- congrega a la comunidad de Sant Just Desvern.

SANT JUST DESVERN – BARCELONA. A priori, parecen dos conceptos difíciles de relacionar, pero este era el objetivo de la Fiesta de la Paz de este año, que se celebró el pasado sábado día 30 de abril en el pueblo de Sant Just Desvern. Ya son doce los años que llevamos celebrando esta fiesta en la Plaça de la Pau de Sant Just Desvern. La finalidad de este encuentro es concienciar a toda la población, niños y adultos, de la importancia de una cultura de paz. La organización va a cargo del Ayuntamiento de Sant Just Desvern, pero somos más de veinte las entidades del pueblo que participamos, aportando ideas de los temas a tratar y colaborando para hacer el día más festivo. Este año escogimos como eje común a trabajar desde las entidades el tema de los conflictos bélicos. Nuestra entidad, el Colectivo de la Plaça de la Pau, tuvo la suerte de poder contar, por segundo año consecutivo, con representantes de la Carta de la Paz dirigida a la ONU y poder hacer llegar vuestro mensaje, una vez más, a todo el pueblo de Sant Just Desvern. A lo largo del día se hicieron muchas actividades: baile de sardanas, gigantes, espectáculos de circo y de teatro, entre otros, con el fin de intentar implicar al máximo a toda la población. Al final de la jornada trescientos paraguas blancos con mensajes de paz escritos por pequeños y mayores se abrieron todos al mismo tiempo, justo después de una lectura de frases celebres por la paz a cargo de miembros de las entidades municipales participantes en esta jornada. Nosotros, desde nuestra entidad, escogimos dos frases que, pensamos, eran muy adecuadas para tema de los conflictos bélicos. La primera dice así: “Cuando me preguntaron sobre alguna arma capaz de contrarrestar el poder de la bomba atómica, sugerí la mejor de todas: la paz” (Albert Einstein). La segunda que escogimos fue: “Necesitamos bombas atómicas de generosidad” (Vicente Ferrer). Creo que se merece una reflexión! Los paraguas se vendieron al precio simbólico de 1 €. La recaudación, junto con la que se obtuvo de la butifarrada con la que concluyó la fiesta, se donó a la ONG “Pallassos sense fronteres” (Payasos sin fronteras) con la esperanza de hacer llegar una sonrisa a todos los niños y niñas que, sin quererlo ni escogerlo, acaban siendo las principales víctimas de los grandes conflictos bélicos. Marga Molina (Bióloga) España – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>