Grito de esperanza

«En apariencia la Carta de la Paz, cuya elaboración cuidadosa lleva más de tres años, resume la ingenuidad de la inocencia, como si hubiera sido escrita antes del pecado original. Pero es una falsa apreciación. Se basa en la “inteligencia humilde” y nace precisamente del amor al hombre caído. Brota de la aparente redundancia del Realismo Existencial. O sea, no se pierde en las nubes. Se agarra a las esenciales evidencias que quedan para salvar aún al hombre de sus obnubilaciones. Por eso Alfredo Rubio -que no para de recorrer el mundo, con su barba entrecana, su corazón maltrecho, sus sonetos de madrugada, cuando aprieta el insomnio, y sobre todo, con la Carta de la Paz bajo el brazo-, dice que es un grito de esperanza.»   Abel Hernández (Escritor) España – Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>