Identidades para el siglo XXI

JOAN CARRERA CARRERA es licenciado en medicina y cirurgía por la Universidad de Barcelona, y de teología moral por la facultad de teología de Cataluña y por la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma. Actualmente ejerce de profesor de teologia, es miembro de Justicia y Paz, y de ESADE, entre otros.

 

La Secretaría General de la Carta de la Paz dirigida a la ONU fue el escenario, el pasado 14 de noviembre, de la charla “identidades del siglo XXI”, que fue a cargo de Joan Carrera, doctor en teología moral, médico de formación, profesor de la facultad de teología de Cataluña y miembro de Justicia y Paz, y ESADE, entre otros.

El encuentro, que propone cada mes una comida para debatir temas de reflexión vinculados a la Carta de la Paz, contó también con la presencia de Francesc Torralba y Jordi Cussó, así como del resto del equipo de colaboradores habituales de la Funcación y del Ámbito María Corral.

La intervención del ponente arrancó con una reflexión sobre el tema de la justicia ante el conflicto identitario y el debate entre la generación de identidades colectivas y individuales. Carrera afirmó que actualmente “ya se empieza a hablar de justicia medioambiental […] y de la segunda generación de derechos humanos, que son los derechos sociales”. Según él, los derechos humanos del futuro “deberían de estar matizados por otra generación de derechos humanos basados en el reconocimiento de la diferencia”, ante la denominada “segunda generación, que acentuaba la igualdad”.

El invitado de esta ocasión también destacó el individualismo excesivo de nuestros días y la necesidad de recuperar otras formas más comuntarias, pero sin caer en la denominada patología del comunitarismo, en que las sociedades se encierran sobre ellas mismas. En esta línea, Carrera subrayó que “algunos autores han hecho […] un paso hacia el derecho del reconocimiento, porque hablan de intentar reconstruir las identidades y formar una identidad nueva, que es un poco la interculturalidad”, de forma que “el modelo más intercultural tiene el peligro de ser como un mosaico, porque cada cultura se aísla y sólo hay un marco estatal mínimo”.

Por lo que se refiere al campo de la comunicación en el ámbito de la identidad, Carrera afirmó que esta “representa una cierta deconstrucción de la identidad”. Así, a partir de la interacción de cada cultura con las demás que la rodean, todas ellas muestran “unos rasgos de resistencia o […] de contraposición con las otras” ya que “cuando una cultura no se siente nunca cuestionada ni atacada, la tendencia natural es que esta cultura se diluya con las que tiene al lado”.

En referencia al reconocimiento de las identidades, el ponente también quiso mencionar que “la identidad viene muy condicionada por el mal reconocimiento”, dado que “las culturas que han sido mal reconocidas o que han sido atacadas son […] las más dinámicas”.

En su aportación, también hubo una cita especial a la construcción de nuevas identidades en la sociedad de consumo, porque “las marcas son identidades que se compran, de bajo nivel, pero a los jóvenes […] les llena y se compran determinadas firmas”. Así, Carrera sintetizó que “cuando uno compra una cierta marca, detrás hay todo un ideal que te vende, pero es una identidad comprada”.

Sobre las cuestiones de choque cultural que puede provocar el contacto entre varias identidades en un mismo lugar a partir de la inmigración, Carrera remarcó que “de entrada no se ha de producir un enfrentamiento”, pero que, así mismo, “el problema surge cuando una de estas identidades tiene más recursos y esto cala en el otro; entonces sí que se construyen una identidad de resistencia”.

Esta afirmación permitió entrar en el tema de los resentimientos históricos, que la Carta de la paz dirigida a la ONU aborda directamente en su punto II. Según Carrera, para intentar corregir este resentimiento hay que tener en cuenta la necesidad de “apreciar el valor de la diversidad y no atacar a la gente, […] que esta se sienta en una cultura que se abre”, porque en caso contrario “en vez de abrirse y de ir casándose con gente de aquí e ir dialogando con la cultura de aquí, pues esta gente se irá encerrando por el resentimiento”. El invitado también añadió en este sentido que “la gente que ha venido última […] es a la que más le cuesta la nueva inmigración, porque como que su proceso de identificación todavía no ha terminado, cuando llegan otros, son ellos los que reaccionan y muchas veces con reacciones muy xenófobas”.

A partir de aquí el debate se introducción en el tema de las políticas de gestión de la inmigración. De entre las ideas más destacadas, habría que remarcar que Carrera mencionó los diferentes modelos de integración que se utilizan en todo el mundo. Según este, “la política debería jugar con un modelo de integración que intente que nadie no se sienta atacado, ni herido, ni rechazado, pero hay demasiadas cosas casi ancestrales”. Así, “más que integrar, en realidad hay que procurar que esta gente no se sienta rechazada, de forma que el otro y esta gente vayan deconstruyendo su identidad para forma una nueva”.

Llegados a este punto, la conversación retomó el tema de la multiculturalidad y la interculturalidad, que ya había salido al principio. Carrera añadió que “para conseguir una sociedad más intercultural y dinámica hace falta que las culturas sean permeables”, de forma que “tenemos que pasar por un estadio multicultural” de manera que “es mejor pasar por un estadio de interculturalidad para después conseguir otro, es decir que cada uno se sienta de entrada respetado”.

Sobre la interacción entre identidad personal y colectiva, el poniente destacó que “hay una identidad personal que es diferente del entorno y diferente del otro, pero lo que pasa es que hay unos que comparten algunas cosas más comunes que otros que están mas alejados de ti, pero a estos otros los necesitas, bien sean familia, nación, estado, etnia o lo que sea, porque somos seres culturales y no individuales y la mediación cultural debe estar ahí”.

La igualdad fue otro de los puntos que se trataron durante la comida. Después de varias aportaciones del resto de participantes, el invitado afirmó que sobre este tema “la igualdad económica parece evidente, pero también la de oportunidades, y […] la de distribución según la necesidad […] a fin de conseguir una sociedad en la que se pueda reconocer la diferencia.

Ya en el tramo final del encuentro apareció el papel de la educación, que Carrera apoyó afirmando que “si la gente estuviera más formada y fuera más crítica, aunque viera los problemas porque existen, tal vez no se dejaría manipular por una cosa que tampoco le ofrece una solución”, dado que “si alguien presenta una cosa que realmente es la solución todo nos apuntamos a ella”.

Para terminar algunos participantes apuntaron sobre el tema que la Carta de la Paz recoge en su punto IV: la importancia de conocer la Historia y el hecho de que ésta determinó nuestra existencia. La Carta de la Paz, además, habla de hermandad en la existencia: algo que todos tenemos en común. Carrera puntualizó que, en la manera concreta de existir hay grados: “para una africano que puede sufrir una amenaza como el sida, que tiene que hacer frente a amenazas de infecciones, donde hay una mortalidad muy alta, existir es muy importante, pero en cambio para un occidental es un hecho que se da por supuesto”.

En la misma línea, Carrera afirmó que cree que “hay valores que van más allá de la existencia y que pueden ser compartidos por todos, ya que nadie quiere tener la vida amenazada, por ejemplo, o que lo maten”. Consecuentemente, el ponente concretó que “hay unas mínimas normas éticas que […] cualquier cultura aceptaría”.

Carrera cerró su intervención afirmando que de cara a las identidades “no podemos decir en el multiculturalismo que cada uno en su comunidad puede hacer lo que quiera mientras cumpla los mínimos cuando sale fuera, porque la ética de mínimos tiene que ser privada y pública, pero el ámbito privado tiene que intentar llegar más allá, ya que, sino, tampoco se aguanta la ética mínima”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>