Justicia y paz

EDUARD IBÁÑEZ es abogado, está terminando la Licenciatura en Filosofía, y es el director de Justicia y Paz (www.justiciaipau.org)

En esta nueva edición del ágora en la Secretaría General de la Carta de la Paz dirigida a la ONU, que tuvo lugar el pasado 20 de abril, el invitado fue Eduard Ibáñez. Ibáñez es abogado, está terminando la Licenciatura en Filosofía, y es el director de Justicia y Paz (www.justiciaipau.org). En palabras del ponente, Justicia y Paz es un órgano encargado de vigilar que la iglesia realmente esté más comprometida con el trabajo por la paz y la no violencia.

La actividad de este organismo, explicó Ibáñez, gira alrededor a cuatro ideas: el trabajo por la paz, el trabajo a favor de los derechos humanos, el trabajo por la justicia social y el trabajo por la denuncia de la pobreza a nivel mundial. En cuanto a la Paz, la gran preocupación de Justicia y Paz ha girado en torno a dos temas: el gasto militar a nivel mundial y a nivel español, y el tema del control de comercio de armas, ya que España es uno de los grandes exportadores de armas a nivel mundial.

Durante la comida, Francesc Torralba y Jordi Cussó, preguntaron a nuestro invitado sobre el trabajo de Justicia y Paz con lo referente a justicia social. Aspecto al que contestaba explicando que desde Justicia y Paz tienen muy claro que su función no es la de atención a las personas, ya que ni saben de ello ni es su prioridad, sino que su trabajo gira en torno a la denuncia; una denuncia que se traduce en conocer la realidad de la pobreza y exigir políticas de erradicación más comprometidas.

A continuación, Maria Viñas destacó, refiriéndose al nombre de la organización, que a veces la justicia sola no puede construir la paz y que es necesaria la reconciliación. A este aspecto, Eduard Ibáñez contestó que la vida es un camino de doble dirección, y que no hay justicia sin paz, y no hay paz sin justicia.

En este punto de la comida, Jordi Cussó volvió a intervenir para hablar, en esta ocasión, de las estructuras y cómo han evolucionado para adecuarse a una realidad cambiante. Justicia y Paz se encarga de identificar las estructuras obsoletas, denunciar y hacer propuestas para corregirlas y adaptarlas a los cambios de la sociedad. Según la opinión del invitado, también es necesario el hecho de aclarar que las estructuras y las leyes políticas van evolucionando, y evolucionan a partir de los estados de opinión de la gente, y que es aquí donde se puede incidir.

A continuación, los contertulianos hablaron de cómo se podrían cambiar las estructuras con paz, y llegaron a la conclusión de que la respuesta se encuentra en la filosofía de la no violencia. Una filosofía actualmente olvidada y confundida ya que se entiende la no violencia en un sentido literal, y no es sólo esto, es toda una manera de vivir la vida en la que hay una renuncia a la violencia radical. Por lo tanto, debe haber un proceso que cada persona debe llevar a cabo durante toda la vida. Si esta filosofía fuera muy extendida a nivel universal, seguramente habría menos conflictos y guerras porque las personas que tienen asumidas estas actitudes, a la larga acaban resolviendo sus conflictos. Como conclusión, Eduard Ibáñez señaló: “para mi este es uno de los temas que valdría más la pena difundir a nivel de sistema educativo, porque se habla muy poco de él, pero me parece una cosa nuclear entender que la violencia genera más violencia. La no violencia no quiere decir no reaccionar, quiere decir reaccionar de otra forma”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>