La ciencia y la paz

“Renovar el compromiso, tanto nacional como internacional, en pro de la ciencia para la paz y el desarrollo”.

BARCELONA. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) ha declarado en el año 2001 que el 10 de noviembre de cada año se celebrará el “Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo”. Así lo declaró la 31º Conferencia General de la UNESCO en 2001, con el principal objetivo de resaltar la importancia del papel de la ciencia y los científicos en la creación de sociedades sostenibles, como así también la necesidad de informar a los ciudadanos de la forma en que la ciencia puede ser utilizada para construir la paz en el mundo. Esta propuesta surgió de la Conferencia Mundial sobre la Ciencia celebrada en la ciudad de Budapest en 1999. Los principales objetivos del Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo que se señalaron fueron los siguientes: – Renovar el compromiso, tanto nacional como internacional, en pro de la ciencia para la paz y el desarrollo, y hacer hincapié en la utilización responsable de la ciencia en beneficio de las sociedades y, en particular, para la erradicación de la pobreza y en pro de la seguridad humana. – Lograr una mayor conciencia en el público de la importancia de la ciencia y colmar la brecha existente entre la ciencia y la sociedad. En su mensaje del año 2008 el entonces Director General de la UNESCO Sr. Koichiro Matsuura destacó la labor clave que cumple la comunidad científica para ayudar a la humanidad a comprender el cambio climático mundial y a enfrentarse a este  fenómeno. “Es probable que el cambio climático tenga consecuencias significativas para todos los países. Pero los países en desarrollo y las comunidades más pobres en el interior de esos países, que son los menos responsables de dicho cambio, son los que se verán más afectados”. Dijo también que “la tarea que hemos de acometer es vasta y compleja… Las consecuencias éticas y sociales que conlleva dicho cambio y sus repercusiones sobre las migraciones humanas; la educación y las competencias; los valores y conocimientos necesarios para vivir de modo sostenible; una información pública y una sensibilización eficaces – todos estos aspectos han de tenerse en cuenta. La Posdata de la Carta de la Paz dirigida a la ONU expresa que “es tarea de los gobernantes concentrar sus miras al bien de los contemporáneos, pues ya existen y tienen derecho a vivir la vida con dignidad humana, sin que el bien de los presentes hipoteque el equilibrio ecológico del futuro. Por eso el aporte de la ciencia es fundamental en este aspecto y vale la pena celebrarlo cada 10 de noviembre. Carta de la Paz España – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>