La historia en un cajón

“…más de una vez me llamó la atención esta perversa insistencia contemporánea en no comprender el contexto de nuestros dilemas actuales, aquí y en otros países; (…) en tratar activamente de olvidar más que de recordar; en negar la continuidad y proclamar la verdad en todas las ocasiones posibles (…). Y como los acontecimientos del siglo XXI han empezado a sugerir, también podría ser más bien imprudente”.

Con estas y otras reflexiones sobre la Historia introduce el historiado londinense Tony Judt su compilación de ensayos traducida al castellano bajo el título “Sobre el olvidado S.XX”. En este volumen, Judt reúne varios escritos que bucean en la historia del siglo XX a través de sus intelectuales y hechos que él considera de notable interés. Me llamó la atención el esmero que el autor pone en tirar del hilo de la Historia: el presente no se sostiene en el vacío de la novedad. Se ha ido gestando durante lo que llamamos Historia. Cada gesto, cada conflicto, cada huelga, cada discurso ha ido modelando lo que nos ha traído hasta aquí.

A mí nunca me había interesado la historia en exceso. Estaba escrita en libros considerablemente aburridos a digerir en intervalos regulares para aprobar el examen trimestral. Estaba guardada en cajones de caoba con olor a rancio y nunca me afectó demasiado. Un día, sin embargo, leí o me dijeron que comprender la historia, conocerla a fondo, era importante para la paz. Necesario. ¿Necesario? Yo pensaba que desde un cajón no se podía ser muy relevante. Lo que no había entendido, ni me habían explicado aún, es que la historia trascendía los cajones y los libros: tanto, que la gente se discutía por ella; se peleaba por ella; se mataba por ella.

Como la paz sí me interesaba, me interesé por la Historia, a ver porqué daba tanto lío. Y me llevé una decepción cuando me di cuenta de que, como yo, a mucha gente no le interesaba en exceso la historia. La gente está informada, eso sí, pero con un margen de cinco, de diez años, quizá cincuenta años. Más atrás eran… los Godos, ¿no? Y este desconocimiento a menudo parece aliño de discusiones acaloradas: ¿nunca han presenciado discusiones en que con argumento fuertes se defienden cosas que no se saben? Parece que el plan de estudios sobre historia no estaba bien enfocado en mi colegio. Y en muchos. Y en muchos pueblos. Y en muchos países.

Afortunadamente creo que eso está cambiando. Parece que el mundo sí empieza a interesarse por la Historia. Y por entender cómo se construye la historia. Ahora se debate sobre la memoria histórica. Por todos lados se hacen exposiciones. Se escriben canciones. Siguen abriéndose comisiones de la verdad (en Chile, en Perú,…). Se editan libros del recuerdo, se hacen museos de la memoria. Se exhiben novelas gráficas donde se explica otro tipo de historia que la que yo aprendí,… La historia sale fuera del cajón.

Del señor Judt también me llama la atención cómo va despojando a la Historia ese aura sagrada que le daba el caoba. Y no asesinándola, sino conversando con ella. Investigando, preguntando, oyendo varias partes de una misma contienda, no teniendo excesivos reparos a decir lo que él piensa, también, de la Historia. La Historia es muchas historias. Es muchos silencios. Es muchos senderos cruzados, solapados, antagónicos, complementarios,… Es una maraña, pero una maraña cuyo curso ha provocado nuestra presencia en este mundo.

La Historia, nuestra historia, las historias que nos rodean, se van cristalizando en el presente y engrosan la experiencia humana desde hace millones de años. ¿Cómo meter en un cajón todo lo que han aprendido nuestros precedentes? ¿Con qué soberbia se puede construir presente y futuro sin mirar atrás, pensando que millones de experimentados nada nos pueden enseñar? ¿Cómo podemos vivir en paz sin conocernos y sin conocer al otro? Espero que algún día nos interese mucho saberlo sin la presión de un examen.

Artículo disponible para ser reproducido en otros medios de difusión, citando la fuente.
Javier García Aranda (Psicólogo)
España – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>