La mujer: oasis de paz en la familia

Comparto esta gran cita de Miguel de Unamuno: La mujer es el verdadero principio de continuidad de un pueblo, el arca de sus más preciadas y más profundas tradiciones. Sus palabras cargadas de luz sobre el papel de la mujer en su entorno no pueden ser más ciertas. Desde su maternidad y alumbramiento la mujer aporta a la continuidad de las poblaciones multiculturales del mundo. La devoción e incondicional amor con que ellas crían y nutren a sus hijos de valores, aportan bendiciones a sus respectivas sociedades. Las mujeres son los oasis de paz en sus familias y entornos. Sabemos que la paz es un abstracto positivo, un estado personal y social donde existe un equilibrio entre las partes en la ausencia de la violencia o guerra.

Muchas mujeres han trabajado arduamente por la paz destacándose por sus gloriosos logros. Me viene a la mente Shirin Ebadi, una abogada, defensora de derechos humanos iraní y ganadora del Premio Nobel de la Paz de 2003. Esta valiente mujer no permitió que la represión del régimen iraní impidiera su deseo de educar y lograr que se respeten los derechos de todos los ciudadanos de su país.

Lydia Cacho es una periodista mexicana que dedicó mucho tiempo y esfuerzo para atraer atención a los terribles crímenes contra las mujeres de Juárez. Lydia Cacho desea triunfar en su lucha por la decencia y dignidad de los ciudadanos mexicanos. Irena Sendler, trabajadora social polaca, salvó a 2.500 niños del gueto de Varsovia. Domitila Barrios, mujer indígena boliviana, se dedicó a enfrentar las fuerzas represivas y aplastantes de los Gobiernos dictatoriales en su país.

Otra mujer indígena, Rigoberta Menchú natural de Guatemala, recibió el Premio Nobel de la Paz en 1992. Valientemente, Rigoberta Menchú trabajó incansablemente por mejorar la calidad de vida de los indígenas como ella. Mutabar Tadjibaeva maneja la fundación de defensa jurídica llamada Corazones Ardientes en Uzbekistan. Omer Goldman israelita se dedica a la oposición de la ocupación de los territorios palestinos con la esperanza de lograr una coexistencia armoniosa entre palestinos e israelitas. Yolande Mukagasana enfermera natural de Ruanda luchó incansablemente en contra del genocidio ruandés.

Betty Williams -irlandesa- recibió el Premio Nobel de la Paz en 1976 por su admirable trabajo en lograr la paz en Irlanda del Norte. Rosa Parks fue emprendedora en lograr los derechos humanos de los afroamericanos con ecuanimidad y sin violencia. Eleanor Roosevelt, amada esposa del Presidente norteamericano Franklin D. Roosevelt, lideró la confección de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Esta brillante mujer comentó que: no basta hablar de la paz; uno debe creer en ella y trabajar para conseguirla.

Son tantas las mujeres maravillosas que han marcado sus huellas en la gran jornada de la paz que no habría suficiente papel o tinta para nombrarlas a todas. Por eso, cierro el círculo de mujeres reconocidas con Elisabeth Eidenbenz natural de Suiza, y sus palabras de luz: Mi mayor satisfacción es que la maternidad se convierta en una isla de paz en medio del infierno de la guerra; es una bombona de oxígeno para tirar hacia adelante, para seguir viviendo. Estas palabras me recuerdan a las de Manuel Unamuno mencionadas anteriormente y me provocan el deseo de celebrar a todas las mujeres que día a día luchan por sobrevivir situaciones angustiosas, desesperadas y violentas y lograr paz para sus familias.

Mi mente se pierde en el dolor y la desafiante tarea de supervivencia de las mujeres en Japón, luego de los recientes devastadores desastres naturales. También pienso en las madres de Louisiana, Haití y Chile, quienes luchan por sobrevivir en paz luego de la devastación provocada por la naturaleza. En adición me angustia y enoja la infinidad de mujeres a quienes la violencia doméstica las ha marcado de por vida y a las que han muerto a manos de sus parejas sentimentales.

Sin paz no hay mujeres y sin mujeres no hay continuidad de pueblos, ni tradiciones o valores basados en el armonioso balance que brinda la paz.

Alina Moran (Profesora)
Puerto Rico – Palmas del Mar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>