La paz y las olimpiadas de Beijing

China, en chino zhong guo. País conocido en todo el mundo, sobre todo a partir de finales de los ochenta cuando era presidente Deng Xiaoping. Él hizo una nueva reforma para mejorar la situación económica y, desde entonces, China está desarrollándose muy rápidamente en muchos aspectos, tanto económicos como sociales.

En 2001, se dio una buena noticia para China: los Juegos Olímpicos de 2008 iban a celebrarse en Beijing. Para casi todo el país fue una gran alegría y al mismo tiempo un deseo global realizado. En ese instante, la gente estaba emocionada por la gran noticia: ¡Por fin podremos celebrar los Juegos Olímpicos en nuestro propio país! ¿Esto qué significa?

Esto significa que China quiere que el mundo la conozca y que por eso recibirá con entusiasmo a la gente que venga desde los cinco continentes. Así entre China y el resto del mundo cada vez habrá menos distancia.

La historia de Las Olimpiadas, comenzó en Grecia y desde entonces hasta ahora, los Juegos Olímpicos llevan celebrándose más de cien años.¿Por qué las celebramos? ¿Acaso sólo es para competir?

Desde mi punto de vista, el objetivo principal de su celebración debería ser el de  construir un lazo de amistad y compartir las ideas y el deporte de muchos países. Competir es muy importante, pero no es la meta principal.
¿Pero todo el mundo piensa lo mismo?

Si reflexionamos un poco más veremos que no. Lo primordial para los participantes es ganar, así que evidentemente no quieren perder. El hecho de ganar la medalla de oro es el sueño y el deseo de todos los participantes. Sin embargo, cada juego tiene sólo una medalla de oro, y esto significa que se tendrá que luchar para ganarla. No todo es de color rosa, sino que a veces se convierte en casi una lucha o una guerra dura para todos. Es por esto que creo que el sentido del compartir ha ido desapareciendo en los Juegos Olímpicos, y que ahora todo se reduce al hecho de ganar.

El punto III de la Carta de la Paz dirigida a la ONU trata sobre el vivir y trabajar en amistad. Es cierto: la amistad es un tesoro para cada persona, cada pueblo, cada país… para todo el mundo. La amistad es la fuente de construcción de la paz en nuestro mundo. Y para conseguirlo considero que es imprescindible cultivar y compartir esta amistad en los Juegos Olímpicos.

Ojalá durante las Olimpiadas de Beijing, los deportistas y todos los que participen en ellas trabajen y se relacionen con un espíritu amistoso, generoso y solidario.

Cecilia Yu (Estudiante de español)
España – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>