La soledad

RAFAEL SOLANO, nació en Puerto Plata el 10 de abril de 1931. Músico, profesor y escritor autor de más de un centenar de composiciones de distintos géneros. Su canción “Por amor” ha sido la canción dominicana de mayor proyección en el mundo.

¿Cree que es correcto hablar de soledad negativa y soledad positiva? No sabría referirme a otra soledad que no sea la positiva. Estar solo, de frente a lo que sería una soledad negativa, corresponde al ámbito de lo personal. En otras palabras, es el individuo mismo que pinta de colores negativos su propio entorno. ¿Cuales son las características que las definirían? La soledad llamada positiva corresponde a la creatividad, es aquel estado ansiado por los artistas y las personas que buscan la paz. Los estados negativos van de la mano con los acontecimientos indeseados, pero más que nada, aquéllos sobre los cuales somos incapaces de manejar. ¿La soledad es un requisito indispensable para la genialidad? No necesariamente. No todos los grandes genios de la humanidad han disfrutado de relaciones tan felices en cuanto a las personas que les rodean, aun así nos han legado sus grandes creaciones. ¿Está de acuerdo con la relación soledad-inspiración? La inspiración surge de espacios interiores que aún pueden manifestarse en medio de las más grandes multitudes. La soledad sólo es beneficiosa cuando se hace necesaria. ¿La soledad ayuda a conocernos? ¿Es el único modo de lograrlo? El conocimiento propio surge de la observación continua de nuestros pensamientos y actitudes, de nuestras relaciones con los demás. En este sentido, la soledad es útil para la reflexión sobre lo observado. ¿Cómo vive la soledad, positiva o negativamente? ¿Le ha ayudado o perjudicado en alguna ocasión? En mi caso particular, puedo estar durante varias horas en silencio y en soledad, creando o solamente reflexionando sobre cualquier tema, musical o no. ¿El exceso de soledad puede convertirse en un problema de carácter social o personal? De acuerdo a los profesionales de las ciencias del pensamiento, existen reacciones de carácter patológico en algunas personas incapaces de resistir la soledad, de convivir con ella. Pueden influir en ello tanto agentes genéticos como familiares y de relación. ¿Es posible que factores externos, como por ejemplo Internet, creen adicciones que favorecen la soledad? Los estudiosos en la materia nos están dando informes no muy halagadores en ese sentido. Las horas dedicadas en exceso a la Internet pertenecen a un tipo de soledad inducida que puede ser nociva. ¿Cree que las modas y la información que recibimos directa e indirectamente día a día nos influyen aumentando la soledad?  Si, definitivamente. Hay una atracción enfermiza hacia las novedades y la tendencia a seguir las imposiciones de la moda. En primer lugar, la persona tiende a retraerse aceptando todo lo que ve, y luego adquiere posturas que la convierte en entes de extraño comportamiento social. ¿Cree que puede tener alguna relación la soledad positiva con la construcción de la paz?   Sí, pero siempre y cuando esa soledad sea propicia para la manifestación y exaltación de los valores espirituales, los sentimientos nobles y la compasión, únicos cimientos de la paz verdadera. ¿Y la soledad negativa, puede ser una causa de conflictividad? Creo que sí, sobre todo en aquellas personas exentas de una buena dirección profesional, después de reconocer su problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>