Libertad condicionada

El término condicionado, entre otras, puede tener dos acepciones. La primera es que alguien o algo recibe el influjo de condiciones externas o internas. Por ejemplo, un “reflejo condicionado”, el cual consiste en una acción y una reacción. O un “condicionamiento positivista”, en el cual hay una causa y, por respuesta, un efecto que se quiere conseguir.

Una segunda acepción es la de condicionado como aquello que necesita de ciertas condiciones para existir. Sabemos que la realidad es limitada. Un ser vivo tiene y necesita límites para existir: es limitado en el tiempo y en el espacio. Una planta, por ejemplo, necesita de ciertas condiciones para vivir: tierra, un clima determinado, luz solar, sombra, agua… Estas condiciones le ayudan a sostenerse en la existencia. Igualmente los seres humanos: necesitamos de determinadas condiciones para comenzar a existir, para continuar existiendo y, también, el límite de estas condiciones marcan el final de nuestro existir.

Como todo lo humano y lo existente, la libertad también es limitada. La libertad necesita de condiciones para darse, para expresarse, para manifestarse, para ser.

Ambas acepciones del término condicionado nos pueden ayudar a comprender mejor la libertad. La diferencia, como veremos, está en el estar y el ser. La libertad, en la primera acepción, puede estar condicionada. Con esto quiero decir que la libertad puede estar sujeta al influjo de ciertas causas para producir ciertos efectos. Que es lo que experimentamos mayormente en la convivencia con el resto de personas y en la mayoría de situaciones que vivimos. He de condicionar mi hacer al hacer de los demás.

Y la libertad, en la segunda acepción que venimos revisando, es condicionada. Ya desde el nacimiento, el ser humano es libre, pero esa libertad necesita de ciertas condiciones para encarnarse en la realidad, para convertirse en una praxis. La primera condición es la existencia misma. Si no somos, tampoco podemos ser seres libres. No se trata ya de que la libertad esté condicionada, sino de que, para experimentarse, la libertad necesita ciertas condiciones favorables (como la planta).

Nos movemos en el terreno del ser y el estar. La libertad es condicionada, necesita condiciones para ser, y la libertad está condicionada, se le van imponiendo condiciones para estar de una determinada manera en el plano social.

Apunto otra idea: la libertad no es una meta, sino un camino. Ser libres porque sí o para sí, sería infecundo. La libertad es un proceso, como el del crecimiento, del cual se es más o menos consciente. Cuando en este itinerario logramos, aunque sea por momentos o a través de determinadas experiencias de libertad, que el ser y el estar coincidan, realmente nos acercamos a una experiencia profunda de libertad.

¿Y qué quiere decir que el ser y el estar coincidan? Quiere decir que, primeramente, desarrollo la conciencia de que soy libre y mi libertad posee ciertos límites. Y que, en consecuencia, soy capaz de expresar esa libertad originaria en las condiciones que me rodean.

Esto, por supuesto, no se da siempre. En ocasiones sé que, a pesar de ser libre, no puedo expresar mi libertad como quisiera. En ocasiones, a pesar de poder ejercer mi libertad dentro de sus límites, no lo hago porque no soy consciente de ello o por pereza existencial.

El ser humano posee una gran capacidad de libertad, a veces uno puede sorprenderse de la creatividad que ejercemos para conseguir que esa libertad llegue hasta la superficie de nuestra propia existencia. Es necesario ahondar cada vez más en el pozo de la libertad personal para poder refrescar los espacios sociales más necesitados de libertad. La libertad, sin duda, es una condición necesaria para la paz. No es la única, pero sí una de las fundamentales. Una persona, un grupo humano o una sociedad que es capaz de sentirse libre y expresar dicha libertad, puede desarrollar convivencias pacíficas.

 

Javier Bustamante (Psicólogo)
España – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>