Memoria histórica: lamentar, resarcir, …

SANTA COLOMA DE GRAMENET. 4/02/10. El Instituto de la Paz de Santa Coloma de Gramenet, con sede en el Área Cultural Oriol -de la misma ciudad-, trabaja desde hace unos años en la reflexión del punto VIII de la Carta de la Paz dirigida a la ONU. Dentro de un ciclo de coloquios mensuales dedicado a profundizar en la relación del papel de las instituciones y la construcción de la Paz, el Instituto invitó a Jordi Cussó, Presidente de la Fundación Carta de la Paz dirigida a la ONU, a pronunciar una conferencia sobre memoria histórica. Continuando con la línea de anteriores intervenciones sobre el tema, Jordi Cussó aportó varias reflexiones en torno el papel de las instituciones en la gestión de la memoria histórica: ¿Existe una culpa corporativa? ¿Cuál es la forma de qué no dure en el tiempo? Fueron algunos de los interrogantes centrales en su intervención. Para esbozar posibles respuestas, el señor Cussó hizo un repaso de algunos conceptos enunciados en la Carta de la Paz dirigida a la ONU. La misma introducción del documento cita: “La mayoría de las personas desean en lo más profundo de su ser, la paz. Sin embargo, son patentes las trágicas y continuas quiebras de la paz entre los distintos pueblos del mundo.” Los obstáculos que más aventan este trágicas quiebras son los resentimientos. Diferenció entre los resentimientos históricos -sentimientos por sucesos históricos que no vivimos-, y los resentimientos actuales, causados por vivencias reales que tuvimos y cuya causa nos hace reavivar emociones aún hoy. Los resentimientos históricos “se transmiten de generación en generación, se filtran en las sociedades. Son absurdos porque no son reales (revivimos cosas que no hemos vivido) y, además son absurdos para construir la paz.” Para poder construir la paz debemos estar vacunados contra estos resentimientos. Una de las líneas de prevención, apuntaba el ponente, pasa por asumir que la Historia, tal y como ha acontecido, ha permitido nuestra existencia. “Si lo más importante es ser hemos de entender que sólo podíamos ser por un encadenamiento concreto de acontecimientos. Aceptar ónticamente la historia no quiere decir, necesariamente, aceptarla éticamente. Hay aspectos de la Historia que querremos denunciar desde el punto de vista ético. Y lo debemos poder hacer”. Un esfuerzo encaminado a “desarmar la historia” de aquellos elementos que provoquen la formación de resentimientos históricos. “La propuesta de la Carta de la Paz para eliminar estos resentimientos, históricos y presentes, pasa por lamentar y resarcir en la medida de aquello posible los males causados en la Historia”. En especial, hablaba de las instituciones, que son las que perduran en el tiempo más allá de las acciones concretas de sus representantes, y las que podrían acumular realmente culpas por acciones en el pasado. Pero, “¿Existe esta culpa corporativa?” Lo cierto es que las acciones de una entidad en el pasado pueden tener consecuencias en el presente (empobrecimiento de recursos de un país, esclavitud, …). Lamentar y resarcir en la medida de lo possible estas consecuencias es el gesto que nos permite condenar errores del pasado y, además, no solidarizarnos con ellos. Así pues, una de las mejor maneras de resarcir hoy es trabajar por el bien de los que sí existen hoy., los contemporáneos, y aliviar resentimientos actuales entre los pueblos . Es en este plano en el que se situaría la justicia, previa a la reconciliación entre pueblos, comunidades, países, … . Se apuntarons algunos aspectos más, que se retomaron en el coloquio, como el resarcimiento en el caso de pérdida de vidas humanas, las diferencias entre el lamento y el perdón, el transfondo antropológico de la pertinencia de lamentar públicamente, etc.   Carta de la Paz España – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>