Reflexión ecológica

Cada vez más, se nos insta a separar, clasificar i reciclar desechos; hecho de vital importancia y que, ciertamente, contribuye en gran medida en la preservación del medio ambiente. No obstante, personalmente siempre me surge una inquietud cuando, reciclando, me doy cuenta de la enorme cantidad de envases que se producen diariamente. ¿Por qué no vamos a la raíz de la cuestión y nos proponemos reducir al máximo la cantidad de envases que utilizamos?

El hecho de separar y reciclar contribuye positivamente a la conservación y mejora del medio ambiente, pero parece obvio que si no tuviéramos que reciclar la cantidad de envases que hoy reciclamos, tuviésemos que reciclar la mitad, esta preservación del medio ambiente sería más óptima. Entonces, ¿por qué se producen tantos envases? ¿Quiénes son los beneficiados en ir produciendo envases que a priori parecen innecesarios?¿Realmente son necesarios para preservar la calidad del producto?

Un ejemplo sería en un producto como el agua embotellada: las empresas que se dedican a su comercialización, en el fondo quizás se dedican a vender plástico –su producción es altamente contaminante-, e incentivaran el consumo de botellas pequeñas, en vez de la garrafa grande, cuyo proceso de producción seguramente contamina menos. O bien los productos que encontramos envasados en un envase más grande, teóricamente para conservar la calidad del producto… Hay miles de ejemplos que diariamente consumimos.

Otro caso de sobre-consumo es el alumbrado de Navidad: las luces encendidas en las calles suponen un gasto desmesurado de energía: si bien es cierto que se podría decir que al encenderse “hacen de Navidad”, decoran las ciudades y hacen vivir y sentir más la magia de la Navidad, en los últimos años cada vez se encienden antes y durante más rato, lo que implica fomentar el consumismo.

 

Nos encontramos en la sociedad del consumo, ¿vale todo actualmente? ¿O creemos que, para dejar un mundo más habitable el día de mañana todo esto debería ser revisado? La Carta de la Paz recuerda que se tiene que trabajar tanto para el bien de los contemporáneos como de las generaciones futuras, para construir la paz; i en esta línea, el ecologismo bien entendido puede aportar las claves para hacer de nuestro mundo un lugar mejor donde vivir.
Por suerte, en esta línea surgen iniciativas para trabajar en la raíz de la problemática, como sería el caso de una iniciativa reciente, impulsada por la Generalitat de Catalunya. Se trata de una campaña que pretende concienciar sobre la importancia de rehuir el consumo para ser ecológicamente sostenible, con el lema “Reducir los residuos es el primer paso” (www.aquireduim.cat). En esta página web se dan algunos consejos sobre como reducir residuos y contribuir así a una sociedad sostenible, además de ofrecer información sobre donde donar material que ya no se necesita: es una herramienta que permite a la sociedad conocer la problemática de un exceso de consumo, al mismo tiempo que se plantean alternativas y se ofrecen consejos para un consumo responsable.

Eulàlia Bori Ribas (Economista)
España – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>