Reflexiones desde Colombia

Realmente es fascinante el taller sobre la Paz, aprendí muchísimo y lo que es mejor es saber que todos debemos construir la paz, que requiere del esfuerzo y la dedicación de todos y de cada uno en particular. En el tema de Hermanos por Existir, el cual para mi es pionero, ya que al saber que somos hermanos en la existencia, nos lleva a un plano aún mas amistoso, y es que si yo veo en el resto de la humanidad a mis hermanos, entonces no debe haber competencia de ninguna índole, que generalmente es lo que genera la discordia y la envidia. Al saber que todos somos hermanos por existir, que maravilla, sentimos que todos además de ser hijos de Dios, y de ser amados por El, también somos entre si hermanos, esto nos lleva a sentir que tengo hermanos en todo el planeta tierra. Y que debo ver en el otro ser humano alguién idéntico a mi en lo que respecta al don de la vida que Dios nos dió y al existir, motivo por el cual me genera mucho gozo y tranquilidad. Si nos sentimos todos hermanos, y nos comportamos como tal, no habrian guerras, ni peleas, ni envidias, porque todos somos uno, y además que todos estamos hechos a imágen y semejanza de Dios. Para mi es fundamental este punto, y claro está que ampliándolo mucho mas hacia las familias, que es el núcleo de la sociedad, y de donde podemos irradiar y vivir esta hermandad. La Carta de la Paz, me sirvió enormemente, ya que pude aprender y compartir los temas tan interesantes con los que participamos. Fue una alegría los temas tratados y los aportes de cada uno, todo un aprendizaje en todo sentido. Muchas gracias, y espero que sigamos trabajando este tema de la paz, el cual nunca debe darse por terminado, es una tarea diaria, y con esfuerzo y entusiasmo lograremos ver este mundo en paz y lo que es mejor gozar de ella. Patricia Gaitán Bogotá, Colombia

One Response to Reflexiones desde Colombia

  1. Dear Patricia, thanks for your piece on peace.

    However I find it extremely upsetting and disrespectful when writers (you are not alone, influential intellectuals do the same)change the name of this country. I is a sign of neglect, since I don’t believe it to be ignorance.

    Anyway, the name of the country is COLOMBIA, not Columbia as you misnamed the country in your writing. It would be at least nice to Colombians if you corrected it.

    How would you feel if I called you Patrocia (or Patrucia, or any other combination) Gaitán? I believe you would react for the careless mistake to be corrected. Same here, although I am not a Colombian; I am a Brazilian/Portuguese citizen. And my job is to edit a peace journalism website. Thus…

    For what it is worth, my feedback to you.
    Antonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>