Resolución de conflictos

EDUARD VINYAMATA CAMP es Doctor en Ciencias Sociales y Conflictólogo. Fundador del Centro Universitario de Investigaciones e Intervención en Resolución de Confictos “Pau i Treva” y del Master de Resolución de Conflictos de la Universidad Ramón Llull de Barcelona. Delegado del Rector de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC, universidad virtual) para el “Campus for Peace”, dedicado a apoyar iniciativas de paz y humanitarias. Es profesor de Conflictología en diversas universidades europeas y americanas e investigador.

Mantiene su actividad como asesor de campo en resolución pacífica de conflictos armados y violentos en temas de seguridad.

El pasado 18 de junio el invitado en ocasión de una nueva edición del ágora fue Eduard Vinyamata, Doctor en Ciencias Sociales y conflictólogo. Eduard Vinyamata es director del “Campus for Peace” de la UOC, además de autor de diversas obras de Conflictología y de tener una vasta experiencia en mediación y resolución de conflictos en el terreno.

El encuentro giró alrededor de un tema principalmente: la resolución de conflictos, situando primero el concepto y con algunos ejemplos prácticos que Eduard Vinyamata ha vivido en primera persona en este campo.

Vinyamata definió el sentido de la resolución de conflictos, al decir que consiste en reconocer que la otra persona también tiene una parte de razón, aunque pueda expresarlo de una manera diferente o de una manera que no guste a la primera persona. Una vez se ha aceptado esta hipótesis, la mente se pacifica y puede evitarse la formación de un conflicto. La mayoría de veces, cuando se da un conflicto, lo que se hace es tomar parte de alguna persona, y así se percibe sólo una parte de la realidad. Hay que ser conscientes de que la percepción de cada uno es diferente, y aunque la verdad es el conjunto, hay que saber entender la percepción del otro para la resolución del conflicto.

Para ilustrar la importancia de entender que la verdad es el conjunto y de ser capaces de entender la percepción de los demás, Vinyamata lo ejemplificó de la siguiente manera, entorno a una mesa: si una persona está sentada en un determinado sitio de la mesa y ve que a su derecha se encuentra la puerta i a su izquierda una ventada, para ella, esta será su percepción de la verdad; que será muy diferente a la que tiene la persona sentada delante suyo, quien lo percibirá completamente al revés. Para conocer la realidad, es necesario levantarse y observar toda la sala y la mesa y ser capaz de entender la visión de los demás.

Vinyamata también explicó varias de sus experiencias con el cuerpo de policía y los militares, con quien está trabajando un método más eficiente para reducir la conflictividad que el que usan habitualmente: el método no-violento. Este método, basado en el conocimiento de las personas y la palabra, se está configurando como un arma mucho más efectiva que la acción violenta, ya que se eliminan los problemas antes de que se produzcan. Donde ha trabajado mucho con este método es en Guayaquil, Ecuador, donde el nivel de conflictividad es muy elevado y los pandilleros son muy violentos. Allá, la conflictividad se redujo un 60% cuando los policías han entrado desarmados, respecto a cuando han utilizado métodos violentos.

En un momento del discurso, Francesc Torralba, director de la Secretaría de los Institutos de la Paz, preguntó al invitado su opinión de los argumentos defensores del método acción-reacción para gestionar los conflictos. Eduard Vinyamata contestó que en estos casos se tiene que esperar y ver a largo plazo, para determinar su una reacción concreta ha podido ser efectiva en la resolución de un conflicto. Al ejemplificarlo con los casos actuales de Tibet y de Chechenia, remarcó la importancia del plazo y que el tiempo dirá qué caso se ha resuelto mejor. En el caso de Chechenia, el terrorismo y los diferentes ataques que se suceden destruyen el país a corto plazo, y en cambio, Tibet cada vez está entrando más en un panorama internacional, reforzándose como nación y a corto plazo puede ir con la cabeza bien alta. Aunque tendremos que esperar la evolución de los hechos para poder saber como se solucionarà el conflicto y cuál será su futuro.

La Carta de la Paz dirigida a la ONU establece que para construir una sociedad más en paz, es necesario –entre otros- eliminar los resentimientos y crear unas estructuras sociales oportunas para crear una sociedad más firme y en paz. En esta línea, Eduard Vinyamata dijo que, efectivamente, si no se dan estos dos puntos, tarde o temprano acabará naciendo un conflicto. Al ser preguntado concretamente por el tema de los resentimientos, de la memoria histórica y del resarcir, contestó que cree que se tiene que devolver la dignidad a las personas descendientes de las víctimas para que pueda existir el perdón, ya que una verdadera reconciliación sólo existirá si hay comprensión y perdón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>