Serbia: pedir perdón por la matanza de Srebrenica

Más que una declaración de condena de la matanza de Srebrenica parece una obra de delicado equilibrio balcánico. Tras 13 horas de acalorado debate en el que salieron a relucir las dos Serbias y que estuvo a punto de hacer descarrilar el proyecto del Gobierno, el Parlamento (250 diputados) aprobó por 127 a favor, 21 en contra (entre ellos Vojislav Kostunica) y una abstención un texto que condena la matanza de Srebrenica en los términos de la Corte Internacional de Justicia; es decir, un genocidio en el que Serbia no tuvo responsabilidad directa, sin tener que pronunciar la palabra maldita: genocidio.
[Extraído de www.elpais.com; 31-3-2010]

La reconciliación en los Balcanes parece muy difícil de lograr, sin embargo algunos pasos se han dado en los últimos días en ese sentido.Tal el caso de la decisión del Parlamento serbio que aprobó a fines de marzo último un texto que condena la matanza de Srebrenica.

En dicha declaración los diputados piden perdón a las víctimas por no haber hecho más por evitar la muerte de 8000 varones musulmanes a manos de las tropas serbobosnias de Ratko Mladic, en julio de 1995, aunque a la vez reclama a croatas, kosovares y bosniacos que pidan perdón a las víctimas serbias de la guerra.

Este hecho tiene relación directa con el punto VIII de la Carta de la Paz dirigida a la ONU, en la que se expresa que “los representantes actuales de las instituciones que han perdurado en la Historia, no son responsables de lo sucedido en el pasado, pues ellos no existían. Sin embargo, para favorecer la paz, esos representantes han de lamentar públicamente, cuando sea prudente, los males e injusticias que se cometieron por parte de esas instituciones a lo largo de la Historia. Así mismo, han de resarcir en lo posible, institucionalmente, los daños ocasionados.

No es común observar que los diferentes gobiernos asuman los errores cometidos en el pasado, ni que lamenten las injusticias cometidas en la historia. Sin embargo es una práctica que bien podrían imitar varios gobiernos y parlamentos, a fin de asumir las responsabilidades y a través del resarcimiento dejar de lado aquellos resentimientos que puedan atentar contra la convivencia en paz de los pueblos.
Alfredo Fernández (Periodista)
España – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>