Tormentas de arena

Una de las experiencias más interesantes que recuerdo del desierto fue una pequeña tormenta de arena. Cuando sopla el viento, miles de granos de arena van de aquí a allá y giran formando pequeños remolinos con una fuerza impactante. Tras la tormenta, cuando vuelve la calma, parece que todo vuelva a quedar igual que antes, pero todo es diferente porque el suelo que pisas se ha removido completamente. Estas tormentas de arena, me han parecido siempre una buena metáfora de nuestra sociedad; una sociedad que nos hace sentir personas solas e independientes, capaces de ir por todas partes, llevadas por la fuerza de nuestros deseos y razonamientos… Lo que nos hace pensar así es el deseo de libertad, me cuenta Júnior, contemplando desde una ventana el espectáculo de la tormenta de arena. Todo el mundo tiene ganas de sentirse centro del mundo, de sentir que es en él que giran las cosas. Cuando te encuentras en medio de este desierto tan inmenso, cualquier punto dónde estés te puede parecer el centro del desierto. Ya sabes que las cosas no son así, porque todo lo que es limitado tiene un punto céntrico, pero cuando te encuentras delante del universo ilimitado, te gusta pensar que tú eres el centro de todo. De acuerdo, le decía yo, pero lo que nadie puede hacer es pensar esto de él mismo negando a los otros esta misma realidad. Me puedo considerar el centro de la humanidad, pero a la vez he de entender que cualquier otro ser humano puede hacer esta misma lectura de la realidad. Cuántas personas conocemos que no son capaces de girar sobre sí mismas, y lo hacen sobre la órbita de otras o de otros elementos menos sustanciales. Liberarse del entorno y sentirse centro del universo es una experiencia de libertad, pero también de enorme responsabilidad. Mientras veíamos la tormenta de arena nos dábamos cuenta de que hay una cosa que es capaz de cambiar el paisaje y hacerlo diferente de como era antes de la tormenta. Cuando la arena llevada por el viento topa con un pequeño obstáculo, por ejemplo un arbusto, la arena se va acumulando a su alrededor y se va creando una duna, que será más o menos grande dependiendo de la cantidad de granos de arena de las que sea la tormenta. La imagen de un desierto cambia cuando hay dunas, que además varían con frecuencia; y su presencia lo hace más encantador, más mágico. Son los mismos granos de arena que estaban desperdigados por el suelo formando una superficie plana y que han tomado una diversidad de formas que hacen el paisaje más bonito y encantador. Cuando las personas son capaces de ir más allá de estos simples intereses particulares y son capaces de vivir la amistad, la solidaridad, acontecen un referente, capaz de parar los corrientes individualistas y “construir sociedad”. Las personas se paran alrededor de los grupos sociales, porque su testigo es una pauta de vida más interesante que no el ir y venir sin sentido. Júnior ha ido a descubrir este hecho en medio del desierto. Iba para alejarse de aquello que lo enganchaba y se ha encontrado con unas personas que, viviendo desde el aprecio, han acontecido un arbusto que ha sido capaz de pararlo definitivamente y que lo ha ayudado a rehacer las cosas con paz y tranquilidad. La historia está llena de hombres y mujeres que han sido capaces de plantarse en medio de la sociedad de su tiempo y acontecer un referente capaz de construir más paz, bienestar, justicia. Podemos recordar Jesús de Nazaret, Gandhi, Martin Luter King, y tantos otros que, no dejándose llevar por la corriente, han acontecido espacio y escuela de libertad, de vida y de esperanza, que han perdurado más allá de su espacio y de su tiempo. Y estos nombres no los podemos entender como un individuo, a su lado había otros nombres, algunos conocidos y otros no, pero sin ellos, no disfrutaríamos de muchos valores que hoy nos parecen irrenunciables.   Jordi Cussó Porredón (Economista) España – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>