Una paz entendida como un camino

La idea de paz como camino y no sólo como lugar de destino nace en contraposición a quiénes defienden la guerra (y, por extensión, la violencia) a veces como algo justo y necesario para conseguir la paz. Ejemplos como Gandhi, Luther King y muchos más han demostrado la capacidad de la paz para modificar el entorno sin necesidad de recurrir a la violencia, mostrando que la paz no es solo objetivo, sino también proceso, herramienta y actitud.

Igualmente, mucha gente piensa acertadamente que la paz global nace de la individual. Pero ¿qué idea tenemos de la paz individual? Galtung ya se refirió a la diferencia entre conceptos según las culturas. Así, por ejemplo, si nos pidieran dibujar una idea de paz muchos dibujaríamos paisajes idílicos en calma y reposo; otros, una plenitud armónica entre el Yo, el entorno y lo espiritual. Pocos dibujarían un entorno angustioso y a pesar de ello un clima de paz en uno mismo. Así, ¿la paz individual es “gracias a” o “a pesar de” el entorno? Necesitamos un proceso personal para estar en paz con nosotros mismos, habiendo satisfecho nuestras necesidades o habiendo renunciado a ellas (otra forma de sentirnos libres). La paz individual ya nos muestra sus dificultades: ¿cual es el destino y cual el camino? Y ¿cuan costoso será realizarlo? ¿Para hacer qué? o un ¿para donde ir?, que diría Cardús. Hay varias opciones y respuestas.

Por otro lado, los distintos intentos colectivos por conseguir la paz social han permitido entender que no hay una paz, sino muchas; tantas como ámbitos donde la violencia hace acto de presencia. Hablamos de paces en plural y aceptamos la dificultad de definir de forma consensuada Paz en su mayor amplitud. Luego, ¿por qué no hablamos de caminos, también en plural? Si tomamos conciencia que la violencia toma varios caminos para conseguir sus objetivos (Senghaas propone nuevos campos de estudio donde aparece la violencia), debemos tomar conciencia de los caminos por donde se puede trabajar para la paz. O las distintas estrategias para alcanzar un objetivo común. Salvador Giner habla del pacifismo no como “un movimiento unitario” sino como “una pluralidad de movimientos y esfuerzos”. Pero Cardús recalca el peligro de la desunión: “La historia reciente nos muestra que hay ideas y planes de paz en conflicto que pueden acabar violentamente”. El feminismo, los movimientos obreros y el ecologismo (a los que se referencia Giner) también han sufrido en sus carnes momentos de desunión.

Tampoco hay que olvidar que los caminos de (y hacia) la Paz no van a ser siempre agradables, sino llenos de obstáculos y conflictos. En este sentido, por ejemplo, la “fiesta” de la que habla Alfredo Rubio no va ligada a la visión utópica e idílica que no convence a Cardús: “hacemos un mal favor a la paz cuando la pintamos dulce, festiva, hasta un poco utópica, como si fuera una cosa de niños”. A. Rubio entiende fiesta como “imaginación y serenidad” (palabras de Giner) porque la serenidad te permite asumir la realidad y la imaginación transformarla en belleza, en un espectáculo del vivir. Debemos asumir la dureza (como pinta Raimon en “Sobre la pau”), el esfuerzo (como clamaba Llach en su “Fe no és esperar; fe no és somniar; fe és penosa lluita per l’avui i pel demà”), pero también la capacidad humana -individual y colectiva- de la transformación (“Cuando una idea simple, sencilla, toma cuerpo social, se convierte en una revolución”, Charles Péguy).

Por último, la paz como camino tiene una historia recorrida que no hay que olvidar y una que crear o recorrer. F. Torralba habla de “memoria, pero también planificación”. Viñas de “construir sobre las cenizas de un pasado reciente aterrador”, ya que para poner los cimientos, antes hay que recoger los escombros. Finalmente, Alfons Banda también se refiere a la paz como proceso histórico más que como un acto episódico, aspecto que comparte Cardús: “Mal si la paz fuera solo un calenturón, una obsesión, una moda o una simple compasión con las víctimas de la violencia”.

Jaume Clavé Escofet
España – Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>