“Vivir y pensar en la paz”

Entrevista con Katerina Stenou, Coordinadora de la Plataforma Cultura de Paz y No Violencia de la UNESCO y delegada del Secretario General de la ONU para el I Congreso Internacional Edificar la Paz en el siglo XXI, Barcelona, abril de 2012

CP: Estamos muy contentos de que pueda estar aquí con nosotros en Barcelona participando en el 1º Congreso Internacional Edificar la Paz en el Siglo XXI. Queremos conocer sobre los trabajos que la UNESCO está haciendo en relación con la consolidación de la paz. Y uno de esos temas es sobre el plan de la UNESCO para la paz y la diversidad.

KS: Este es un debate grande, porque contiene dos pilares importantes. Uno de ellos es la Declaración de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural, así como la Convención de la UNESCO sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales. Este es un gran pilar, muy importante. También hay uno nuevo que se aprobó en noviembre pasado (2011). Se trata de un nuevo Programa de Acción sobre una Cultura de Paz y la No Violencia, que es un objetivo general. Contiene todos los elementos de la diversidad, la tolerancia, las políticas de lucha contra el racismo, la inclusión social, la mediación, la conciliación, el acercamiento; en fin, todas estas ideas.

CP: En un mundo tan globalizado, ¿cómo se puede asegurar que las necesidades e intereses de los sectores menos favorecidos de la sociedad estén incluidos?

KS: Es una pregunta muy complicada, por supuesto. No hay una respuesta milagro, sino la estrategia que la UNESCO (y creo que todo el sistema de las Naciones Unidas) ha adoptado es la búsqueda de la paz como un proceso de largo tiempo que no es sólo la ausencia de guerra, sino la educación en las causas de la guerra: la injusticia, la desconfianza, la falta de cooperación, la falta de solidaridad. Así que la UNESCO tiene en su Constitución el concepto de “construir la paz en la mente de los hombres y mujeres” a través de la solidaridad intelectual de la humanidad. Estos dos conceptos son muy importantes, la solidaridad intelectual y la solidaridad moral. Es importante destacar que el sistema de las Naciones Unidas fue creado justo después de la Segunda Guerra Mundial para promover la paz, aunque los acuerdos económicos y políticos están mostrando que estos acuerdos a veces no son suficientes. Usted necesita a la inteligencia cultural, que haya “poderes blandos” que son un poco escasos en las relaciones humanas. Es por eso que creo que este Congreso es muy importante, ya que moviliza a las personas, y aunque no son ellos los que toman las decisiones, son formadores de opiniones. Esto es muy importante, subrayando el tesoro escondido y la capacidad que tienen para generar la paz todos los días. Esta es, creo yo, la nueva idea, la nueva doctrina (me atrevo a decirlo) de la UNESCO y de la ONU: la creación de esta nueva cultura, nueva ética y nuevos hábitos de paz todos los días, pequeñas paces por todas partes. No solo para elegir fechas muy importantes y después de eso nos convertimos en los hombres y mujeres malos que éramos antes.

CP: Sin duda, la tarea de la sociedad civil es trabajar por de la paz, no sólo el trabajo de los profesionales. ¿Cuál es su opinión al respecto?

KS: Sí, es un papel muy importante y, en el pasado, se subestimó completamente. Fue subestimado porque la sociedad civil era un concepto opaco – no sabíamos exactamente quién estaba allí y quién estaba detrás de cada una de las entidades. Esto tal vez le dio una falta de confianza para participar con estas organizaciones. Pero como vivimos en un mundo cada vez más transparente y la financiación es evidente y la agenda de diferentes personas es evidente, es más visible. Somos más y más capaces de apreciar y evaluar el trabajo de todos estos componentes de la sociedad civil. Es, como decimos en francés un “concept valise”, un concepto de la maleta – todo lo que puede ir dentro. Así que tenemos que prestar atención. Pero más y más, como ya he dicho, hay un reconocimiento enorme de su extraordinaria capacidad para movilizar y para trabajar en lo que dije antes: esta paz todos los días en zonas desfavorecidas, las zonas vulnerables y con los grupos vulnerables.

CP: Este es uno de los temas del congreso – los “grupos vulnerables”. ¿Qué opinión le merecen los ejes temáticos del Congreso?

KS: Estos temas son elecciones extraordinarias, opciones estratégicas. La UNESCO y otros organismos han estado trabajando en esto. Usted puede saber y es bueno para que la gente sepa, que la UNESCO ha tratado de crear puentes y demostrar que “desarmar la historia” se puede producir si le damos narrativa a los intercambios culturales que han tenido lugar en el pasado y que han creado la solidaridad intelectual y moral de la humanidad. Es por eso que la UNESCO ha publicado una obra maestra de largo alcance (me atrevería a decir), llamado la Historia de la Humanidad: el desarrollo científico y cultural. Esto significa que el acento y el enfoque está en lo intelectual o cultural y los aspectos científicos, lo que se llama hoy “el poder blando”. Es un poder muy importante, un poder olvidado. En lugar de tener relatos verticales, narrativas nacionales en materia de orgullo nacional, en las batallas, en las cronologías o quién sucedió a quién, hemos proporcionado al público una visión horizontal e intercultural de la historia, donde estamos tratando de mostrar todos estos préstamos, los traslados, la dinámica o el intercambio que está presente en tiempos de guerra y en tiempos de paz. Por eso es importante para mostrar, incluso en tiempos de guerra, incluso cuando no es proselitismo, una especie de intercambio cultural que se hace de una manera más discreta, de manera no forzada. Así, en pocas palabras, me atrevo a decir que la cultura es finalmente la ganadora. Cultura con mayúsculas, lo que significa la fuerza del espíritu humano, la fuerza de la creatividad humana para inventar nuevas formas de conectarse con sus compañeros, con la naturaleza y con lo divino. Así que todos estos elementos, siendo el “desarmar la historia”, el “salto cualitativo hacia la democracia”, “la cohesión social”, “las identidades porosas”, “la mediación”; todos estos son puntos de entrada muy importantes para hacer frente a la incomodidad y al malestar que nuestras sociedades.

CP: ¿Y cuál es el rol de los medios de comunicación, otro de los ejes del Congreso?

KS: Enorme! Es cierto, es el sexto tema. Usted puede recordar que el nombre de la UNESCO es la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Comunicación. La “C” es para la Comunicación y la Cultura. Esto significa que ya es un área estratégica para abordar, no sólo en términos de un transportador de ideas, creemos que es, pero, al mismo tiempo como una herramienta extraordinaria, que tiene su propia lógica, su propia capacidad para generar contenidos diversificados. Para la UNESCO es extraordinario tener la capacidad de promover el multilingüismo, promover el contenido más diversificado, dar voz a las expresiones culturales de los grupos vulnerables tales como indígenas u otras minorías que no suelen llamar la atención. Estamos muy contentos de que los medios de comunicación estén ahí para dar este espacio a estos grupos. Además, los medios de comunicación para nosotros son muy importantes porque tienen que crear su propio código de conducta para representar la alteridad de una manera justa – no reproducir prejuicios y no tener los reportajes sensacionalistas. Presentación de informes sobre otros temas es un reto extraordinario hoy en día así como buscar nuevas imágenes, nuevos contenidos, la nueva poesía, nuevos actores, cantantes. El sistema siempre se reproduce los éxitos y las estrellas, pero la UNESCO trata de ayudar a dar voz a los sin voces y hacer visible lo que es invisible. Tiene un juego muy importante.

CP: Hay una idea de la paz como la ausencia de guerra y creo que es una definición muy pobre. ¿Cómo define usted qué es la paz?

KS: [risas] ¿Quién podría pretender responder a esto? Es como si me pidieran definir a un elefante, no sé lo que es pero lo podría describir. ¿Qué es lo que consideramos como una base para la paz? No es la ausencia de guerra, pero la ausencia de las causas que crean la guerra. Y en este caso usted tiene que luchar por la dignidad, que es el principio fundamental, la dignidad para todos los hombres y mujeres. En segundo lugar, y no en orden de prioridad, pero al mismo tiempo, es la justicia social. Usted no puede promover la comprensión y la solidaridad cuando tiene enormes brechas entre riqueza y pobreza. Pero como no se puede elegir la forma de hacer todas estas cosas hay formas de hablar de paz sin llamarlo “la paz”. Tenemos que ser muy prudentes y ver cuál es el vocabulario utilizado en la actualidad para describir a esta aspiración o para describir esta necesidad. Por ejemplo, en las civilizaciones de Asia se usa la palabra “armonía”, pero este es un concepto muy mal entendido. Occidente siente que la armonía es algo muy aburrido, algo muy fácil, pero de acuerdo a la mitología griega la armonía era la hija del dios de la guerra, Marte y la diosa de la belleza, Venus. La armonía era la hija de esta pareja, lo que significa que la armonía es el resultado de una enorme tensión entre los intereses en conflicto y las situaciones conflictivas.

CP: Hay dos términos importantes en el lenguaje de la construcción de la paz: acción más reflexión. ¿Cuál es el significado de estos dos verbos?

KS: Es una pregunta extraordinaria. Estos términos son parte de nuestro lema actual: “vivir y pensar la paz”, o quizás mejor, “vivir y pensar en la paz”. Así que ya ves, “vivir la paz” se refiere a la práctica de la paz y la “paz pensamiento” significa tomar conciencia de qué es la paz. Déjeme decirle lo siguiente. En cuanto a la parte de acción se refiere, tenemos que señalar que la investigación es parte de la acción si está bien hecha. Usted no puede ser una ONG y hacer el trabajo de construcción de la paz en una comunidad sin tomar en cuenta la consideración que todo este mundo está conectado. Estamos muy bien comunicados. Para la UNESCO, por supuesto, la acción se refiere a la calidad de la educación, educación en derechos humanos, educación para la diversidad y la educación emocional. Como hemos mencionado anteriormente se necesitan periodistas bien formados, con nuevos códigos de conducta, para entender mejor el mundo donde les toca actuar. Por supuesto la cultura es un elemento muy interesante ya que nos da este valor añadido de lo que son los seres humanos algo más emocional, mejora de uno mismo. Algo que le da orgullo pero al mismo tiempo la modestia. Ayer cuando visitamos la Sagrada Familia nos quedamos muy contentos por profundizar nuestra pobre existencia biológica al ver esta obra de arte maravillosa y el ingenio que hay detrás. Con la cultura, usted tiene una nueva dimensión, una dimensión histórica, una estética que multiplica su propia pobre existencia biológica. La ciencia tiene un papel muy importante para jugar porque como ustedes saben estamos muy cerca de la Conferencia Río +20 y tenemos todas estas disputas sobre los recursos naturales. Tenemos que entender cómo hacer que la gente entienda los vínculos entre el uso cultural del agua, por ejemplo, a considerarlo como algo muy bueno y no que se puede perder como lo hacemos tan a menudo en occidente. Es bueno que el resto del mundo no adopte nuestras prácticas porque si lo hiciera, el mundo no podría sobrevivir, la humanidad no podría sobrevivir. Así que para nosotros, la paz y el desarrollo es muy importante. Desarrollo entendido no sólo en el sentido del crecimiento económico, pero al mismo tiempo, en el sentido de realización espiritual, intelectual y emocional para cada uno de nosotros (individual y colectivamente), tienen que ir de la mano con la paz. Esperamos y creemos que los tomadores de decisiones van a entender que detrás de la paz y del desarrollo se ocultan todos los temores de la alteridad, los miedos de la diversidad, de la crisis financiera, la crisis moral y de encontrar una articulación inteligente entre todos ellos para hacer frente a la imagen con el fin de saber cómo manejar la situación. Para nosotros y para ustedes, me imagino – el desafío es cómo construimos la arquitectura extraordinaria de todos estos puntos de entrada (como sus seis ejes temáticos sugieren), pero es necesario encontrar otro tipo de mecanismo para comprender y actuar mejor en el mundo.

CP: No podemos terminar esta entrevista sin preguntarle por la representación de las Naciones Unidas. Nuestra organización es la “Fundacion Carta de la Paz dirigida a la ONU” y en estos días mucha gente se cuestiona el verdadero papel de la ONU. Nos preguntan, “¿Por qué su fundación dirige su carta a la ONU cuando el papel de la ONU está en cuestión?” Nosotros respondemos que la ONU, con todos sus defectos, es la organización que representa a todos los seres humanos en el mundo. ¿Cómo puede la ONU reivindicar su papel en un sentido práctico?

KS: Esta es la pregunta más difícil. Pero tengo que decirle que yo creo en el sistema. A pesar de sus debilidades, a pesar de su incapacidad para ofrecer lo que cada uno de nosotros desea entregar creo que por suerte o por desgracia, no existe un lugar mejor para abordar las preocupaciones del mundo, en primer lugar. Por supuesto, como con la Sociedad de Naciones en 1947, todas estas cosas pueden ser re-pensadas. Usted puede ver ahora que la ONU, la UNESCO, se cuestionan todo el sistema en sí para ver cómo atender mejor a todas estas preocupaciones, la forma de tener más en cuenta a la sociedad civil que no es opaca e invisible, pero algo muy claro y transparente. Creo que con mi presencia aquí, y el deseo del Secretario General para que lo represente también en esta reunión demuestra que él tiene en cuenta todas estas voces que vienen de una parte del mundo donde no tenemos sufrimiento directo. Por lo tanto, es una especie de diplomacia preventiva, una especie de necesidad real de abordar las cuestiones que van más allá de la marginación del mundo. Esto es extraordinario para nosotros, porque vemos que en este rincón del planeta (privilegiado, a pesar de la crisis) las personas se están uniendo para pensar y para hablar de estas cosas que no son tan urgentes como las que algunos otros señalan. ¿Qué quiero decir aquí? Estoy diciendo que no hay un conflicto abierto aquí, no es como los Balcanes, Somalia, no es Libia o Irak u otro lugar pero la gente sigue hablando acerca de estas ideas. Esto es extraordinario y personalmente estoy muy emocionada porque no es sólo los antropólogos importantes y los que están relacionados con estudios sobre la paz o incluso Umberto Eco, u otras, personas que son un poco más conscientes de la “salud” del mundo. Tenemos que inventar esta paz todos los días y las paces pequeños en todas las partes. Tenemos que encontrar los dividendos de esa paz todos los días con el fin de comprender mejor y abordar la pérdida si se va a perder. ¿Qué significa esto? Esto significa que el servicio público y el sector privado tienen que pensar en paz en un mundo o en un tiempo de paz, no en la guerra. Pensar en la paz en tiempos de paz no es evidente para los gobiernos, pero es muy importante. Sólo así podremos apreciar los dividendos de la paz, si no quieren pagar por daños y perjuicios de  un conflicto, que son enormes y realmente imposibles de medir y comparar con los dividendos de la paz. Creo que esto es un ejemplo extraordinario de la gente, de personas desconocidas o anónimas, personas que se reúnen en tiempos de relativa paz para evitar la déclenchement de la crisis cuyos daños son imposibles de estimar. Así que felicitaciones, tienes que seguir buscando formas de hacer esto y gracias por todas las asociaciones, las asociaciones políticas, pero como te dije, al menos en la UNESCO representa el poder inteligente y el poder blando. Las personas como ustedes son muy importantes porque tienen la energía fresca de replantear, repensar toda la situación, que es un poco oscura.

CP: La última pregunta es sobre Federico Mayor Zaragoza y su trabajo por la cultura de la paz. Él fue la primera persona en la UNESCO para recibir la Carta de la Paz dirigida a la ONU. ¿Qué opinión le merece su trabajo?

KS: Tenemos que rendir homenaje a una personalidad extraordinaria que viene de esta región, que es tan querido, el Sr. Federico Mayor Zaragoza. Él inventó, junto con los otros, y además era el portador de la antorcha y se ha mantenido alto el pabellón de la cultura de paz. Ha tenido éxito en la promoción no sólo a nivel de las Naciones Unidas al proclamar 2002 como el Año Internacional de la Cultura de Paz, sino también la década 2001-2010 como el Decenio de la Cultura de Paz y la No Violencia. Era una especie de brújula para nosotros. Todavía tenemos esta brújula y tenemos la obligación si queremos ser justos con todas las personas que nos han dado este importante patrimonio, la renovación de los conceptos, la renovación de los métodos y volver a examinar todas estas ideas, sin subestimar la importancia de los que han allanado el camino. Tenemos un agradecimiento enorme para él y para el concepto que sigue defendiendo.

Alfredo Fernández Capel
Periodista

Traducción
Moo Baulch
Sydney, Australia

Fundación Carta de la Paz dirigida a la ONU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>